Posteado por: Bernardo | octubre 9, 2009

Jakuza karaoke

-Estuve diez veces en prisión, pero diles que sólo nueve.

Sayuri, la traductora, ríe. Y explica en inglés, palabra por palabra, lo que Harumi dice. Diez veces. 15 años. Harumi -parlanchín de voz bronca – continúa desgranando su historia. La noche esta fría. Los comercios del barrio obrero del sur de Osaka (de cuyo nombre no puedo todavía acordarme) cierran sus ventanas. El tifón 18 arrecia en las televisiones. Todos hablan de él. Harumi se suelta la lengua. Cuando pertenecía a la jakuza, la ancestral mafia japonesa, fue un “mal tipo”. Mató a una persona. Intento matar a otra. Sayuri, la traductora, esta inspirada. Y Harumi empieza a hablar por los codos. “Dile que es un gentelman, Sayauri”, mascullo mientras observo los dedos que le faltan en su mano. Le falta el menique, el que primero se auto extirpan los miembros de la jakuza cuando fracasan. Y otros dos dedos. Harumi ya no bebe. Pero tiene el tono de voz de una vida de excesos. He robado , si, robé mucho, diles que asalte un banco. En la calle, hay juego ilegal. Algunos hombres de la jakuza vigilan. La inmensa comisaria del barrio está al lado. Pero se llevan su parte. Todos forman parte del círculo. En el Haru bar (bar de la primavera) el ambiente se anima. Los trabajadores de la compañía de construccion inmobiliaria donde Harumi trabaja se arremolinan en la barra. El jefe, Une, ex jakuza, mandamás de la mafia, aparece, saca cervezas sin parar. Su segundo, Noburo, tatuado hasta la médula, anima la conversación: Usé demasiado, speed, drogas.
El trio jakuza, eso aseguran, está fuera de lo ilegal. Son una familia. Una empresa legal. Un grupo unido del que forman parte todos los trabajadores de la constructora. En Jaóon, la familia y la empresa se confunden. Y la mafia y empresa. La mafia/jakuza esta dentro de la familia (o viceversa). En “ese suave pais tan duro” de Las Geishas de R.Guillain estar fuera de alguna de estas dos instituciones fue a lo largo de la historia el mayor de los agravios. Si te falla la familia, como al casi jubilado Haruni, te queda la empresa (la constructora), que es una mafia.
-Une, el jefe es el mejor.

En Sayonara Japón, de Miguel Vidal Gonzalez, la ecuación se explica a la perfección:”La fábrica se convertirá en una gran familia, el jefe de la fábrica sera el hermano primogénito y el capataz hermano, un hermano mayor. El propietario, por su parte, hará de padre”. Por eso Une trata a Haruni como un hijo. Le da un empleo improductivo (vigilante) cuando ya no puede hacer nada. Lo colectivo antes que lo individual. El bien de la sociedad como objeto de deseo que genera beneficios individuales. Lo que es bueno para Japón es bueno para Toyota (al revés de lo que es bueno para General Motors es bueno para Estados Unidos). Bueno para toda la familia. Para cada uno de los miembros.
Más cerveza. Alguien saca sake. Haruno muestra sus tatuajes macarras en la espalda. Haruni comienza a imitar la voz de Kintaro, un actor durote de cine. Jakuza style, miradas socarronas. Los ex miembros de una de las mafias más poderosas del planeta siguen comportando se como si estuvieran dentro de la organizacion. Jakuza, jakuza, familia, familia, en el bar Primavera mandamos nosotros. La palabra se repite sin complejos. Jakuza, organizacion que nació ofreciendo seguridad a los señores feudales acabó ayudadando a Estados Unidos a reprimir los movimientos comunistas, como explica Misha Glenny en McMafia. Jazuza/mafia que acabó siendo aceptada por las tropas del general McArthur para preservar el sistema. Así es Japón S.A, el país que sorprendió al mundo rompiendo todas las leyes económicas. Despedazó la teoría de A.W.H Philips, su curva, que afirmaba que había que elegir entre inflación o paro. Japón creció sin para y sin inflacción desbocada. También destrozó a Keynes, quien decía que crecer mas de un 1% sostenidamente era imposible. Y al comunismo soviético, que afirmaba que era imposible controlar la produccion estatalmente a cierto volumen de negocios. Y cuando habían convencido al mundo de que “Japan is different” estalló la burbuja, clash. Empresas/familia como las de Une se vinieron abajo, arrastrándose en una “década perdida” de recesión.
-Seguimos unidos.
Harumi canta de nuevo. Une saca cervezas. Sayuri, la traductora, se pierde. “You are so hansome”, le dice en inglés a Noburo. Estamos invitados al karaoke del sábado.

(continuará….)


Responses

  1. Joder, Bernardo, de verdad que tengo ganas de leer ya tus reportajes.
    Veo que estás metido ya hasta los huesos… ya me contarás.
    El viaje de Jordania ha recibido un nuevo impulso, muy probablemente se haga en noviembre y vayan Armando Luigi y Laura León… Ya te cuento.
    Por cierto, ¿cuándor regresas?
    Ya me dices

    Sakarayumi to.

    Luis


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: