Posteado por: Bernardo | noviembre 8, 2009

Darth Vader dirige Islandia

Hasta McDonalds huye de Islandia, el reino vikingo sepultado por la crisis. Y el mismísimo Darth Vader irrumpe en la Icelandic Orchestra Háskólabíó, la prestigiosa sinfónica de Reykiavick. El vídeo, uno de los más visto en el mundo en los últimos días, es una ácida metáfora sobre las fuerzas oscuras que se apoderaron de la élite bancario-política de un país de apenas 300.000 habitantes que figuraba hace poco en lo más alto de la lista de Índice de Desarrollo Humano de la ONU.
Ólafur Grímsson, ex presidente de la próspera tierra del hielo, relacionaba en 2005 el éxito islandés con las sagas nórdicas en una conferencia pronunciada en el Walbrook Club de Londres. “Nuestra tradición”, afirmaba Ólafur según un estupendo reportaje publicado en mayo por Pedro Poza, “honra a quienes se aventuran en territorios extraños, interpretando los desafíos en el mundo de los negocios actual como una extensión del espíritu vikingo”. Ólafur no sospechaba que el ímpetu vikingo llevaría a los principales bancos de la isla (Glitnir, Kaupthing y Landsbanki) a la quiebra, que la economía del país se desplomaría un diez por ciento y que Londres y La Haya le bloquearían una ayuda de 10.000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI). La deuda externa, 20.000 millones de euros, 70.000 por habitante, es proporcionalmente superior a la madre de todas las deudas, según El Mundo: la de Alemania tras la Primera Guerra Mundial. No es de extrañar que el destino de Islanda esté en manos de una jueza extranjera, Eva Joly, noruega de nacimiento. Y que Darth Vader diriga su Marcha Imperial en el corazón de Reykjavik. Joly ha comparado lo que ha ocurrido en Islandia con la cleptocracia de Angola. El banco Kaupthing, por ejemplo, se prestó dinero a sí mismo para comprar sus propias acciones. En el páramo helado de la corrupción, hay apenas una sociedad de inversiones sin número rojos, Audur Capital, dirigida por mujeres. La mismísima cantante Björk se ha unido a Audur para incentivar inversiones éticas “sin testosterona masculina”. Mientras el primer ministro británico Gordon Brown, resucita la tasa Tobin para grabar las transacciones bancarias, los islandeses no pueden comer Big Mac. Se tendran que conformar con un perrito caliente en el mítico puesto callejero Baejarins Beztu que Bill Clinton visitó en 2004 antes de su angina de pecho. Un perrito que a precios internacionales cuesta un 35% menos que hace un años (250 coronas, 1,48 euros). Darth Vader, siempre nos quedará Reykjavik.


Responses

  1. “figuraba hace poco en lo más alto de la lista de Índice de Desarrollo Humano de la ONU.”

    el hace poco imagino que significa la semana pasada. en el Human Development Report 2009, Islandia figura en HDI Rank 3

    http://hdrstats.undp.org/en/countries/data_sheets/cty_ds_ISL.html

    que pena me dan.

  2. Es Darth, con h al final.

    • gracias, solo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: