Posteado por: Bernardo | marzo 1, 2010

Marketing populista contra Lula

Más José, menos Serra. Más hombre-de-a-pie, menos político encorbatado. El enemigo nº 1 de Lula contrataca. Los gurús del marketing político de José Serra, el grisaceo líder del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), se están poniendo las pilas. Y no sin razón: la cómoda ventaja que los´tucanos´tenían sobre el Partido dos Trabalhadores (PT), sobre la también (ex) grisácea Dilma Rousseff, se desvanece. La última encuesta, publicada ayer, revela que José Serra tendría un 32% de los votos en la primera vuelta, Dilma un 28%. Hace meses, la diferencia era abismal. Y es que Dilma, gracias al marketing que frabricó el Lula-la for export, es otra persona. Duda Mendoça, otrora mejor publicista de Brasil (hoy reo siniestro de las corruptelas), creó el lema Lulinha, paz y amor y fraguó el triunfo del Lula tosco que cautiva a las masas. Y ahora, le tocó el turno a los ´marketeiros´ de Dilma. La ex guerrillera de hierro se retocó la cara. Se deshizo de las gafas culo-de-botella de intelectual trasnochada. Y tras el último congreso del PT protagoniza portadas de revistas (recomendable la de Época), habla de su intimidad, de su futura nieta, de feminismo. Y tiene una estudiada pose de coqueta otoñal post garota de Ipanema . Dilma, la humana, sube en el país-emotividad. Y claro, José Serra, el hombre, la persona, contrataca.
O Estado de Sao Paulo publicó ayer un artículo donde revela que los tucanos contraatacan con más José y menos Serra. Así de simple: en la campaña presidencial se va a vender el hombre-mito, la carne y hueso bajo la corbata. Se reivindicará la figura de José, aquel niño pobre, descendiente de italianos, criado por mujeres-mámas, en el entonces suburbio de Mooca, en un mínimo apartamento de un cuarto. Hasta Carmela, esa abuela calabresa crecida en Argentina, puede arañar unos votos en el país con más descendientes de italianos del mundo. Y es que ese José da Mooca es un filón. Apenas a los 11 años tuvo habitación propia. Y sin vistas, claro. Vida dura, macarrones a palo seco, Y luego, currele erre que erre, Zé, como le conocen en su familia, fue haciéndose un hueco en el país-mundo. Luchó contra la dictadura sin la virulencia guerrillera de Dilma. Luego se inventó esa cosa boba de los genéricos cuando era ministro de Salud. Y , sí, tiene una reconocida obsesión por las corbatas (de Calabria al mundo-marca). Pero es un tipo (o eso pretenden) normal, humano, emotivo. El rodillo petista está en marcha. La lacrimógena película Lula, el hijo de Brasil,, a todo tren (con baja audiencia, pero proyectada en plazas públicas). Y Zé da Mooca tiene preparadas las lágrimas en máximo momento de share, porque sabe (por lo menos sus marketeiros) que la clave de las elecciones no está en Sao Paulo sino en los rincones polvorientos/paupérrimos del Brasil de Lula.

Bookmark and Share

votar


Responses

  1. […] Dilma un 28%. Y meses antes del lanzamiento, José Serra estaba muy por delante. En otro, post, Marketing populista contra Lula, escribí entonces lo siguiente (viene muy a cuento y pocos han hablado de ello): “Dilma, […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: