Posteado por: Bernardo | julio 20, 2010

Junto al volcán

“La relación entre los creadores y el entorno digital de Internet se puede comparar a la relación entre los habitantes de las laderas de un volcán y el mismo volcán. El suelo alrededor de los volcanes es especialmente fértil. Por eso los habitantes de esos parajes conviven con el gigante dormido, incluso regresando a cultivar sus tierras al poco tiempo de las erupciones que se llevan sus casas.
Las erupciones de los volcanes no tienen categoría moral, por mucho que el mito diga que los espíritus de la caldera se aplacan alimentándola de doncellas. Por esa razón el cálculo de vivir más cerca o más lejos del volcán es una decisión puramente pragmática. Que uno quiera cultivar las mejores tierras o prefiera alejarse a terrenos marginales pero más seguros es una decisión en la que no importan la ideología, la religión, la ética. Sólo la aceptación de que el mundo natural es como es, y si quiere uno vivir en él, deberá uno adaptarse a sus circunstancias.
La metáfora del volcán es perfectamente aplicable a la creación en el entorno digital. La copia masiva y la creación de parodias y homenajes por parte del público no son ni buenas ni malas, ni todo lo contrario. Son la forma natural en la que la gente se relaciona con el arte. La copia masiva, como las erupciones de los volcanes o la fertilidad de las tierras abonadas por sus cenizas, no tiene categoría moral. Son hechos naturales, parte del nuevo medio ambiente cultural, y por tanto el sustrato de la nueva economía política del arte, la cultura y el entretenimiento”.

Leyendo el blog de Jose Antonio Millán, aguda referencia de la lingüística y la creación en el Mundo 2.0, me tropiezo con este fantástico texto de Javier Candeira, escrito en Cookingideas. En Ben fold contra el volcán, Candeira acierta en el centro de la diana. Y Ben Fold, usando ese chat simultáneo en el que puede ver a sus espectadores virtuales, demuestra que a parte de buen músico es visionario. Si la incertidumbre y el fatalismo protagonizan Bajo el volcán, aquella legendaria novela de Malcom Lowry, y la ternura manda en el viaje al infierno de Manu Leguineche en la Centroamérica de los ochenta, en Sobre el volcán, este Junto al volcán de Candeira, Milán y Fold me transmite un entusiasmo bárbaro. Tanto que ya estoy escalando el volcán/vida, lanzándome a hacia la lava, sin pensar en erupciones

post to facebook Meneame


Responses

  1. genial! como todo el blog!

  2. Da gusto leerte , muy bonito bernardo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: