Posteado por: Bernardo | agosto 25, 2010

España, Catalunya y el minotauro (cómo explicar a un alemán la movida de los toros)

“Cuando leo noticias sobre la nueva ley anti taurina de la Generalitat (Gobierno) de Cataluña me acuerdo de mi abuelo Paco. Sin su memoria, no entendería por qué Cataluña ha aprobado una ley que prohibirá a partir de 2012 las corridas. Y muchísimo menos comprendería el clima bélico con el que los algunos partidos de España han recibido la ley”. Así comencé un texto que el Tage Spiegel de Berlín me pidió sobre la ley anti taurina de Cataluña. Elegí la memoria personal para explicar muy sencillamente este entuerto altamente politizado. No quería que los alemanes no cayesen en la simplificación de los estadounidenses, que apenas vieron un triunfo de la causa ecologista. “Mi abuelo – escribí – había luchado por la República, en la Guerra Civil. Era “rojo”. Era aficionado a los toros. Pero para él, como para los que habían crecido antes de la dictadura, los toros no eran lo más imporante de España. Mucho menos la “fiesta nacional”. Citaba en mi texto La Vaquilla, aquel peliculón de Berlanga en el que los dos frentes disfrutan en medio de la guerra de una capea. Después, fui narrando cómo la tauromaquia se fue convirtiendo en uno de los emblemas del franquismo/España. Y cómo el toro de Obsborne se transformó en un icono: “El atraso y aislamiento del país se habían transmutado en un mito exótico. En una marca publicitaria, con forma de toro, que poblaba todas las carreteras”. Después, los alemanes leyeron/leen en mi texto la llegada de la democracia. La capa caída del toreo (al 68,8% de los españoles no le gustaba en 2002, según Gallup). Y la tétrica politización del asunto. El Tribunal Constitucional cercenando el Estatut de autonomía de Cataluña unos días antes de la final de España y Holanda en Sudáfrica. Y la reacción catalana: prohibir las corridas de toros. Y la incongruencia: proteger los correbous de las tierras del Ebro, en la que los animales son cruelmente torturados según los ecologistas. Y hay más: la España panderetil, el Partido Popular (PP) a coro (Rajoy+Esperanza Aguirre+etc) diciendo que “la patria se rompe”. Ensalzando una fiesta que nunca fue laureada por los artistas e intelectuales mayores de España. Ni Quevedo ni Machado ni Unamuno. Mi texto seguía: “Creo que mi abuelo estaría desolado. Por los toros y por España. Por tanta tergiversación”. Mi abuelo, para acabar de explicar todo, me habria leído La casa de Asterión, de Jorge Luis Borges, en la que el narrador habla por el minotauro que se esconde en el laberinto de la furia de Teseo: “Cada nueve años entran en la casa nueve hombres para que yo los libere de todo mal. Oigo sus pasos y corro alegremente a buscarlos. Uno tras otro caen sin que yo me ensangriente las manos. Donde cayeron, quedan, y los cadáveres ayudan a distinguir una galería de las otras”. “El Minotauro es España”, me dice Paco. Podría ser Cataluña. Los dos perdidos en el laberinto de la historia. Sin encontrar la salida por problemas semánticos. ¿Cuántas naciones caben en un país? ¿qué es exactamente una nación?. Y los visitantes son los políticos, me confiesa mi abuelo, que podrían ensalzar el Minotauro cuando quisiesen. O acabar para siempre con él. Mientras empresarios españoles ya han exportado corridas de toros sin sangre (bloodless) a Las Vegas, en España se aferran a la tortura de la supuesta fiesta nacional.
Mi abuelo continúa leyendo. El Sol de la mañana reverberó en la espada de bronce. Ya no quedaba un vestigio de sangre.
-¿Lo creerás, Ariadna? – dijo Teseo -. El minotauro apenas se defendió.

* quien quiera leer el texto entero y no sepa alemán, que me lo pida por mail.

post to facebook Meneame


Responses

  1. «España es mentira», dice Angélica Liddell en Mi relación con la comida.

    «¿Nunca has visto esas marionetas que hacen reír tanto a los niños porque tienen el cuerpo vuelto de una parte y la cabeza de la otra? Me parece que Totò hacía un truco parecido. Así veo yo la inmensa tropa de intelectuales, sociólogos, expertos y periodistas de las intenciones más nobles, las cosas suceden aquí y la cabeza mira hacia allá.» dice Pasolini en la última entrevista que hizo en su vida el primero de Noviembre de 1975.

    Yo nací exactamente dos años después.

  2. taí, bernardo, alguma coisa sobre as touradas que eu não conhecia – gostei do artigo. abraço grande!

  3. Muy buena reflexión Bernardo podrías enviarme el texto completo y en alemán para unos amigos allá


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: