Posteado por: Bernardo | septiembre 16, 2010

América boca abajo

“El patio trasero de nadie”. La espectacular portada del último número de The Economist coloca el mapa de América boca abajo. Y su reportaje especial bendice a la región con mayor entusiasmo (económico) que a Estados Unidos. El texto, inevitablemente, peca de cierta ingenuidad neo liberal, al afirmar que países como Brasil han crecido gracias a las aperturas de sus economías. Desconocen (o eso fingen) la clarísima estrategia de Lula, ese socialista cordial, que ha reforzado el capitalismo de estado, el sector público y las compañías estatales, con Petrobrás al frente. Pero nunca antes The Economist había tratado a América Latina con tanta autonomía propia. Y con este inusitado respeto. Elogian la democracia regional. Sus intercambios comerciales. Y su independencia económica de Estados Unidos. Mientras tanto, la derechona brasileña sigue tratando a Lula como a un paria sin rumbo. Rubens Barrosso publicaba hace dos días en Estadão de São Paulo (portugués)
un artículo denunciando la rivalidad y división de América Latina. La América Latina de izquierdas está, eso dice, más enfrentada que nunca. Todo lo contrario de lo que dicen sus compinches neo liberales de The Economist. El mismo Estadão publicó un editorial durísimo, el Alca y los acomplejados, donde criticaba el hecho de que Brasil hubiese parado el Tratado de Libre Comercio de las Américas (Alca). Su tesis: antes de Lula, Brasil exportaba un 26% de sus productos a Estados Unidos. Hoy (enero), apenas un 9,9%. No hablan que gracias a la diversificación de sus exportaciones (Ámérica Latina, África, G3, Asia, China…) la crisis ha sido en Brasil la “marolinha” (mareita) que Lula predijo. Y, sobre, todo, no explican que las exportaciones apenas representan un 18% del PIB brasileño. El mercado interno, un 60%. En plena crisis, un ministro brasileño pronunció un contundente “consumid o perderéis los empleos”. Y pasó: consumen, luego existen. Tampoco explica la derechona, ni los neocons ni los aznares del mundo, que en la era Lula el salario mínimo ha pasado de 78 a 295 dólares (un 50% de aumento real descontando inflacción y tasa de cambio). Pero hay más. Ser autónomo en Brasil, crear una micro empresa, es fácil y barato. Lula agilizó la ley hace cuatro años. Me lo cuenta un amigo periodista. Él paga 60 reales (26 euros) al mes. Yo 249 euros (en España). El puede contratar a alguien. Yo no. El descuenta un 7% de sus facturas. Yo, un 15%. Las micro empresas de Brasil representan un 20% del PIB. Obtienen préstamos a tipos de interés razonables del Banco do Brasil (banco público). Y entre 2000 y 2008, estos autónomos han creado 4,5 millones de empleos. ¿Cuantos parados de España se convertirían en autónomos si tuviesen que pagar, digamos, 60 euros y no 240? ¿Y si montar una micro empresa fuese fácil y hubiese crédito público (no un desmantelado ICO)? ¿Y qué pasaría si Gerardo Díaz Ferran, el presi de los empresarios españoles, aumentase aceptase aumentar el salario mínimo un 50%?¿Adivinad donde voy a montar una empresa, en España o Brasil?

Votar en los Premios Bitacoras.com
Medio Oficial Premios Bitacorasúltimas noticias

post to facebook Meneame


Responses

  1. […] Escrito en Cómic « América boca abajo […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: