Posteado por: Bernardo | octubre 1, 2010

Dilma, la madre de Brasil

Cuando la candidatura de Dilma Rousseff se hizo oficial (finales de febrero) publiqué un post titulado ¿Una mujer, por qué no?. Entonces, estaba en Sao Paulo. Asistí asombrado a la estratagema de marketing alrededor de una Dilma hasta entonces desconocida, a todo un coro publicitario. Entonces, José Serra tenía un 32% de las intenciones de votos en la primera vuelta, Dilma un 28%. Y meses antes del lanzamiento, José Serra estaba muy por delante. En otro, post, Marketing populista contra Lula, escribí entonces lo siguiente (viene muy a cuento y pocos han hablado de ello): “Dilma, gracias al marketing que frabricó el Lula-la for export, es otra persona. Duda Mendoça, otrora mejor publicista de Brasil creó el lema Lulinha, paz y amor y fraguó el triunfo del Lula tosco que cautiva a las masas. Y ahora, le tocó el turno a los ´marketeiros´ de Dilma. La ex guerrillera de hierro se retocó la cara. Se deshizo de las gafas culo-de-botella de intelectual trasnochada. Y tras el último congreso del PT protagoniza portadas de revistas (recomendable la de Época), habla de su intimidad, de su futura nieta, de feminismo. Y tiene una estudiada pose de coqueta otoñal post garota de Ipanema . Dilma, la humana, sube en el país-emotividad”. Las bases estaban asentadas. Marketing pijo, caro y de derechas hecho para la izquierda. Poco después, entró en juego el tercer hombre: el mismísimo Lula. Carlos Alonso Zanzíbar, embajador de España en Brasil, hace unos días me contaba en Brasilia el gran secreto de Dilma. Lula cumplió con la constitución: no se presentó a un tercer mandato. Con ello ganó prestigio. Pero presentó un candidato, Dilma, aquella desconocida. Y se implicó en su campaña como ningún presidente lo había hecho nunca. Además, no sólo colocó su popularidad y sus éxitos económicos a disposición de Dilma. Ha seguido el guión del marketin a la perfección. Ha fortalecido la marca Dilma con una afinada estrategia sociológica. Un día, como sin querer, Lula, el denominado “hijo de Brasil”, ese mito construido de Niño Pobre del Nordeste que Después de Ser Sindicalista Llegó a la Presidencia, encontró a su madre. Llamó a Dilma en un mitín, en las favelas de Río, de “madre de Brasil”. Un guión perfecto. Y la fórmula Dilma ha superado todas las expectativas. Ni siquiera los últimos casos de corrupción de su entorno han limado mucho sus expectativas. Una encuesta del pasado martes atribuye un 47% de intenciones de votos a Dilma, un 28% al tucano José Serra y un 14% a Marina Silva (Partido Verde). Dilma, sin despeinarse, sigue rozando la mayoría absoluta (50%) en el primer turno.

Votar en los Premios Bitacoras.com
Medio Oficial Premios Bitacorasúltimas noticias

post to facebook Meneame


Responses

  1. […] un 53% de los votos. Porque en principio era el marketing -la abuela irritable se transformó en la madre de Brasil. Serra no ha podido desconstruir la Dilma creada, la remozada señora sin patas de gallo. Pero ha […]

  2. […] fría y tecnócrata, vía lifting, en la “madre de Brasil”, como conté en este blog el año pasado. Falta le hacía a Humala, claro, limpiar de fama de izquierdista violento, de […]

  3. http://t.co/1WvwKODs


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: