Posteado por: Bernardo | octubre 3, 2010

Claves para entender las elecciones de Brasil

No es ego, lo prometo: pero leer las crónicas de algunos enviados especiales a Brasil (incluso las de algunos corresponsales) me encienden la sangre. Otras me encantan: os recomiendo a cualquiera de Tom Philip , de The Guardian. Tras cinco años de corresponsalía y 8 años vinculado informativamente a Brasil, no puedo permitir que se siga explicando el gigante sudamericano a través de clichés Y su política, con fórmulas globales. Brasil – debido a su raiz lusa, a su inmigración variopinta y al hecho de haber sido hasta la era Lula una isla en un oceáno hispanohablante – es otro planeta comparado, por ejemplo, a Argentina. En unas horas se sabrá si en Brasil, Dilma Rousseff, candidata del Partido dos Trabalhadores (PT), conseguirá más del 50% de los votos. O si tendrá que verse las caras con José Serra, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) o Marina Silva (Partido Verde) en un segundo turno. Os resumo unas claves para que entendáis mejor las elecciones de Brasil, sus causas y consecuencias. La triple portada de Rolling Stone (cojonuda), donde cada lector escoge su portada, está en los kioscos de Brasil.

1) Tucanos no son socialdemócratas. José Serra, el candidato socialdemócrata…. Cuando nació el Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), a principios de los años 80, el partido tucano (tiene un tucán en el logo), en oposición a la dictadura, quería ser socialdemócrata. Con los años se ha convertido en el partido de la burguesía de derecha. De la élite. En São Palo, Serra es sinónimo de derecha. Pero, ojo, en estados importantes como Minas Gerais, es el ala derecha de la derecha. En Pará, estado importante por ser frontera de la Amazonia y el agronegocio, el tucano Simão Jatene es ultraderecha. Cuesta entender cómo Juan Arias repite una y otra vez lo del candidato socialdemócrata. El sociólogo Alaine Touraine dijo una vez que en Brasil un socialista es en realidad socialdemócrata, un socialdemócrata es liberal, y el liberal es de derechas. No es del todo así, pero se acerca. Charlando con la élite te das cuenta de que son orgullosamente de derechas. El populismo, en común a todos los partidos, confunde más todavía.

2) El Partido de los Trabajadores no es ideológico. En los ochenta les llamaban comunistas. Ahora les tildan de escorados al neoliberalismo. El Partido de los Trabajadores (PT) nació sin ideología clara. Me explico: no estuvo influido por el marxismo ni el leninismo. Nació de la lucha. Y tuvo y tiene 3 pilares. 1) Los sindicatos. El PT nació por inercia del Sindicato de los Metalúrgicos de São Bernardo do Campo, presidido por Lula. 2) Comunidades de Bases Católicas. Los curas rojos, la teología de la liberacion, otro de sus pilares. Sin esta corriente no habría PT. La Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) y el Consejo Misionario Indigenista (CIMI) son todavía poderosos y, en parte, apoyan a Lula (el ex obpispo catalán Pere Casaldáliga escribió una carta recientemente titulada Yo soy PT. 3) Movimientos sociales. Muchos movimientos diferentes se canalizaron hacia el PT (como el MST, ahora enfrentado). Por todo esto, el PT es único. No acepta demasiadas comparaciones.

3) Lula no es (del todo) neoliberal. La historia mal contada: nos han vendido que Lula es capitalista, que es un aliado de los mercados. Lula ha abierto el país a inversiones, ha apostado por la exportación de commodities, sí. Pero realmente, Lula ha reforzado el capital público, las empresas públicas, la banca pública, las inversiones públicas. Ha intervenido directamente en el mercado inyectando dinero público-liquido del programa Bolsa Familia. El Banco Nacional del Desarrollo Económico y Social (BNDES) ha ejercido un papel vital en el desarrollo (criticado, eso sí, por la izquierda, por apoyar sólo grandes proyectos). Además, Lula ha impuesto condiciones duras a las petroleras que exploran conjuntamente el océano con la pública Petrobrás. Y se permite el lujo de exigir condiciones a multinacionales como Vale (una de las principales mineras del mundo, privatizada por el anterior presidente) o a la mismísima Nike. Lo que ha hecho Lula es fomentar las llamadas Parcerias Público Privadas, capital mixto. El famoso Paquete de Aceleración del Crecimiento (PAC) va por ahí. O sea, un new socialista puro, pero cordial.

4). El PT, las alianzas. El gran secreto: el PT, partido de ADN urbano, nunca habría gobernado en solitario Brasilia. El PT está, poco a poco, empezando a tener presencia en el interior. Pero el gran partido en el interior es el Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), derecha pura con toque populista. La alianza de Lula con el PMDB ha posibilitado estos ocho años de estabilidad. En el gobierno de Lula hay partidos de ultra izquierda como el Partido Comunista de Brasil (PCdoB) o socialistas como el PSB. La mega alianza nacional de Lula tiene, lógicamente, peajes locales. El PT tiene que renunciar a presentar candidatos en algunos estados donde sus aliados son fuertes. El más claro (y triste) es en Río de Janeiro, escaparate del país. El PT tuvo que sellar una sólida alianza con el PMDB, con el actual gobernador, Sergio Cabral, y con el alcalde, Eduardo Paes, políticos protofascistas, populistas y vinculados con las milicias de paramilitares.

5) El presi de todos, el gobierno de los mejores. Lula (me confesaba uno de sus amigos en Brasil y asesores) lo tuvo claro. Quiero a los mejores, dijo. Cuando llegó al poder llamó a Henrique Meirelles (cercano a los tucanos) para presidir el Banco Central de Brasil. A Antonio Palocci, un economista ortodoxo, para el ministerio de economía. Y al “mejor” empresario del país, José Alencar, única unanimidad nacional (me decía la misma fuente). No hubo sectarismo. Lula quitó el poder al PT en Brasilia (y lo escenificó bien durante los primeros años). Salvando las distancias, es como si Zapatero, al llegar al poder en España, llama a un gurú económico del PP y da un ministerio a Izquierda Unida. Con el sistema electoral de dos turnos no sólo es posible, sino necesario, el reparto del pastel del poder.

6) País ganha ganha. Un empresario argentino me explicaba hace poco en São Paulo que se había extendido la política del ganha ganha (tú ganas, yo gano). En São Bernardo do Campo, un directivo de Mercedes me confesaba que Lula había enseñado a los empresarios a que dialogar era bueno. El caso es que en Brasil se han aparcado bastante las rivalidades, y empresarios y gobiernos trabajan juntos. Y gobiernos de los tres niveles (municipal-estatal-federal) colaboran sin problemas. Lo comprobé en persona visitanto el Porto Digital de Pernambuco, el mayor polo tecnológico de Brasil, que recibe ayuda de todos los gobiernos. Y es privado.

7) Coroneles, esos amigos. Un taxista en Recife, en el nordeste, me confesaba hace unos días su gran decepción: “Lula no ha roto con los coroneles”. Se refería a los políticos mandamás de algunas regiones de Brasil. El término coronel: herencia de la época colonial, cuando los coroneles portugueses mandaban. Cierto: Lula no tuvo huevos. Se hizo amigo de estos políticos-empresarios con causas pendientes con la justicia y maneras dictatoriales. Algunos, como José Sarney o Fernando Collor, fueron presidentes (y siguen siendo candidatos). Otros, son candidatos poderosos (y turbios) en estas elecciones: Jader Barbalho en Pará, Renan Calheiros en Alagoas o el siniestro Garotinho en Río de Janeiro.
Sin ellos, Lula no habría podido gobernar.

8) Objetivo, el senado. Lula echó cuentas: un senador vale por tres gobernadores. Se ha propuesto domesticar esa cámara que tanta guerra le ha dado en estos ocho años, donde están todos los coroneles y los mandachuvas (mandamases). Y ha invertido más en ganar senadores que gobernadores.

Votar en los Premios Bitacoras.com
Medio Oficial Premios Bitacorasúltimas noticias

post to facebook Meneame


Responses

  1. […] Claves para entender las elecciones de Brasil alfacentauro.info/2010/10/03/claves-para-entender-las-ele…  por maxklein hace 3 segundos […]

  2. Buen analisis Bernardo. Soy brasileño y has echo un buen rusumen de nuestra situacion. Una correccion: En verdad, Palocci era medico, pero Lula confiava en él. Su lealdad fuera comprobada después un escandalo, en lo qual Palocci renuncio para preservar Lula. Lula ha sido habil en tener personas dispuesta a sair del gobierno para aplacar escandalos,
    Diria, aún, que su política de alianzas ha tornado el concepto de oposicion em Brasil muy diferente, dejando los opositores sin voz, una vez que la mayoria de los partidosmestan con él en algun nivel del gobierno.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: