Posteado por: Bernardo | octubre 11, 2010

La Amazonia, el rincón olvidado de Lula

Selva arrasada por el fuego, multinacionales instalándose en playas fluviales paradisíacas, avionetas arrojando pesticida sobre aldeas, soja asesina carcomiendo pueblos. Desde principios del año 2004 he vivido el lado negro del presidente de Brasil, Luiz Inácio da Silva: su gestión del medio ambiente. Y no sólo lo he cubierto con información basada en datos, sino que lo he visto con mis propios ojos, metiendo el pie en el fango. Al principio, los editores no me creían. Pocos se atrevían a publicar información contra Lula. Después, la evidencia fue tan grande que empezaron a darme la razón. En estos momentos en el que Marina Silva, líder del Partido Verde (PV), va a ser clave en el segundo turno de las elecciones de Brasil, vale la pena desmenuzar un poco el por qué del tsunami verde de Brasil. Ya que he sido el periodista extranjero que más ha publicado sobre Amazonia en estos años (y no es ego), me iré apoyando en parte de mi trabajo. El primer gran reportaje se tituló Así se esquilma la selva de Brasil, tres páginas en la Revista de domingo de La Vanguardia. En él, con la percha de la muerte de la misionera estadounidense Dorothy Stang, analizaba el entramado de falsificaciones de títulos que precede a la deforestación, conocida como grilagem. Poco después, recorría la maltrecha autopista Transamazónica durante diez días, acompañando a un grupo de fiscales del Ministerio de Trabajo, liberando esclavos en fazendas recónditas. Fue un reportaje en profundidad para GEO, titulado Operativo libertad. Contemplé paisajes desolados y entendí que el interior de la Amazonia es un far west incontrolable. El Instituto Brasileño del Medio Ambiente (IBAMA) no tiene presencia – ni fiscales ni control – en la mayoría de la Amazonia. Lula no les ha dotado de los recursos necesarios. Luego, llegó una pieza corta, Las venas abiertas de la Amazonia (fusilada por webs de todo el mundo) donde revelaba un informe terrorífico: la Amazonia tiene más de 90.000 kms de carreteras ilegales, una cifra diez veces superior a las legales. Además, apenas se había cartografiado el 28% de la superficie, la cifra es mucho mayor. Más: fui el único periodista extranjero que estuvo en São Félix de Araguaia el día en el que el ex obispo catalán Pere Casaldáliga se jubiló. Estuvo rodeado de la plana mayor del ambientalismo de Brasil. Pude conversar con algún fundador de la Comisión Pastoral da Terra (CPT), siempre del lado de indígenas y campesinos, como Tomás Balduino, y con padres luchadores como Xavier Plassat. Conocí la situación de los indios karajás y visité un asentamiento rural (Gleba don Pedro) que me reveló que la reforma agraria de Lula era un gran bluff. Más: fui de los primeros corresponsales en alertar del riesgo de la soja, el nuevo verdugo de la Amazonia, también en La Vanguardia. Más a destacar: descendí el río Amazonas desde Manaos hasta su desembocadura (2.000 km), como corresponsal de Público. Revelé la realidad urbana (y jodida) de Manaos, donde los indios maués viven en favelas. Visité la sede de Greenpeace. Y conocí en persona a Philip Fearnside, investigador del Instituto de Pesquisas Amazonias, uno de los más respetados del mundo, que ya denunciaba entonces el plan de asfaltar la carretera entre Porto Velho y Manaos. El fiasco de la Transamazónica – y las enfermedades y el pillaje – planea de nuevo en las nuevas carreteras proyectadas. Bajando el río destaqué el atroz azote de la soja en la región de Santarém (la foto que encabeza el post, mía, es del monstruoso puerto de Cargill de Santarém) . Pero no sólo he ido publicando sobre Amazonia. El medio ambiente ha sido castigadísimo en toda la era Lula. Estuve en Cabrobó (Pernambuco), el día en el que los militares inauguraron las obras del polémico trasvase del río São Francisco, una obra faraónica muy criticada e ineficaz. La Agencia Nacional de Aguas realizó un informe en el que revelaba que con la mitad de recursos destinados al trasvase se resolvería el problema de consumo de agua para 34 millones de personas de 1.356 municipios de nueve estados del nordeste. El argumento de Lula (y de Dilma Rousseff, que entonces coordinaba el ministerio de la Casa Civil) quedaba desmantelado: con 530 pequeñas obras sería innecesario el trasvase de Lula. Eugenio Madueño, redactor jefe de la Revista de La Vanguardia entonces, me confesó que tuvo serios problemas para vender este reportaje en la reunión. Lula era, para todos, un héroe no criticable. En Público captaron más rápidamente el problema ambiental del tío Lula. Publiqué mucho. En esclavos del etanol revelaba el lado oscuro del famoso etanol y biodiesel y la expansión de la caña de azúcar. En el texto Los verdes enfrentan a Lula, que publiqué poco después de que Marina Silva saliese del gobierno, denunciaba los siete pecados ambientales de Lul: pasión hidroeléctrica (ahora todo el mundo habla de la mega presa del Xingú, entonces nadie), sueños de asfalto (veneno letal para la jungla), avance de la frontera agrícola (es falso que toda la producción agrícola se concentra en el “cerrado”), el trasvase de la discordia, privatización de la Amazonia pública (medida MP 422, polémica, grilagem estatal), vocación nuclear (que ya había publicado ampliamente en La Vanguardia) y el avance de los transgénicos.
La entrevista que hice a Lucio Flávio Pinto, el periodista más amenazado de Brasil, insistente denunciador de las arbitrariedades amazónicas, os resume bastante de qué va el lado oscuro de Lula. “La Amazonia es una mafiosa Sicilia verde”, titulé. Ahora, el PT está intentando apagar la fama de anti verde de Dilma Rousseff. Lo tienen difícil. Ella fue quien apartó a Marina Silva y a la ecología del poder. Un auténtico desastre para el medio ambiente y el desarrollo sostenible que representa Marina. Un pedazo de un mail que me envió recientemente João Pedro Stedile, coordinador del MST de Brasil, ayuda a completarel puzzle: “De las 574,6 mil familias que el gobierno dice haber asentado entre 2003 e 2009, 387,5 mil (67%) están en la Amazonia Legal (Estados de la Amazônia más Mato Grosso y Maranhão). O sea: en el lugar equivocado, deforestando. Y abandonados del poder público. Entrevisté para la revista Altaïr a Sydney Possuelo, sertanista, ambientalista y ex director de la Fundación Nacional del Indio, al que Lula obligó a dimitir. En el sumario de la revistas podéis ver otros dos reportajes amazónicos míos.
A finales de noviembre publico un libro de viajes por la Amazonia, con la editorial Altaïr de Barcelona, en el que aparece parte de este mundo oscuro de la Amazonia brasileña, ese rincón olvidado por Lula.

Votar en los Premios Bitacoras.com
Medio Oficial Premios Bitacorasúltimas noticias

post to facebook Meneame


Responses

  1. Gracias por compartir este material, soy brasilero viviendo en Buenos Aires desde 1994 y causa asombro reconocer que la problemática “Amazonas” es continental, en Argentina se habla poco y nada de la deforestación de ese gran pulmón además de que aquí también hay deforestación de bosques a raiz de los mismos intereses, soja, soja y más soja.

  2. Si quieres seguir sumando delitos ecologicos. Cid Gomes, Gobernador del estado de Ceara, apoyado por lula, tiene la propuesta sobre la electoral de realizar un aeropuerto en Jericoacoara, despidamonos del parque natural tal y como lo conocemos hoy en dia.

    Por otro lado, en julio estuve viajando x el amazonas, pasando de la desolacion de Manaos, visitando lojas ecologicas de turismo responsable del rio negro y entristeciendome por alguna de las barbaridades de megahoteles construidos.

    Me quedo con la visita a pueblos apenas turisticos, como Presidente Figuereido…

  3. […] del desarrollo sostenible. Poco o nada. Casi nada sobre la Amazonia, el rincón olvidado por el gobierno Lula. Y ahora que Dilma Guevara, Dilma Gandhi, llegó al poder, pocos hablar de lo evidente: una mujer, […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: