Posteado por: Bernardo | octubre 18, 2010

Y Dios entró en la campaña brasileña

Cuando el voto verde parecía tener la llave del segundo turno de las elecciones de Brasil y Marina Silva, Partido Verde, estaba en el centro de la diana, un elemento ajeno ha anegado cualquier debate serio al respecto: Dios. La espectacular portada de la revista Época insinúa lo que en estos días está sucediendo en Brasil: una efervescente campaña anti abortista. El pasado mes de febrero, Dilma Rousseff, candidata del Partido dos Trabalhadores, aseguró a esta misma revista: “Estoy a favor de que haya una política que trate el aborto como una cuestión de salud pública”. Y el candidato tucano José Serra saltó a la yugular, con unas formas de dudosa moralidad, acusando a Dilma de asesina de niños. En un país donde el 71% de la población es contraria al aborto, mantener la postura podría hacer que la heredera de Lula perdiese las elecciones. En 1985, el entonces senador Fernando Henrique Cardoso perdió una elección para alcalde de São Paulo, tras un debate en la televisión en el que no respondió con claridad cuando le preguntaron si creía en dios. Y es que en Brasil, ser ateo es casi un delito. Recuerdo una portada antigua de la revista VEJA, que revelaba que apenas un 13% de la población votaría a un presidente ateo. Espeluznante pero cierto. Votarían antes a un negro (84%) o incluso a un homosexual (32%), en un país altamente homófobo, que a un no creyente. Por eso, Dilma ha aparecido en los spots como catoliquísima devota. José Serra está distribuyendo santinhos (panfletos) con la imagen de Jesucristo y una frase:Jesús es la verdad y la justicia. Y el juego bajo y rastrero de la derecha no está teniendo límites. La Policía Federal (PF) ha interceptado esta madrugada más de 1 millón de panfletos anti Dilma listos para ser imprimidos, con alusiones al aborto. Del desarrollo sostenible, ni una palabra. De la mega presa de Xingú que anegará la cultura de los kayapó, nada. No hay debate serio. Apenas populismo barato. Un triste espectáculo que está dando el país de Lula. Sin embargo, quizá a la derecha le salga el tiro por la culata. Recibí hace unos días un mail de Frei Betto -fundador de la pastoral obrera en São Bernardo do Campo, primer director del programa Fome Zero – en el que afirmaba que Dilma, “en la cárcel, participaba activamente en las oraciones y comentarios del Evangelio”. Recibí otro mail en el que los movimientos católicos y cristianos (la mayoría) daban su apoyo a Dilma. Me chocó una frase: “No aceptamos que se use la fe para condenar ninguna candidatura”. Ya veremos si el 87% de brasileños que sólo votarían a un presidente creyente son tan racionales como el clero que firmó el documento de apoyo a Dilma.

sdVotar en los Premios Bitacoras.com
Medio Oficial Premios Bitacorasúltimas noticias

post to facebook Meneame


Responses

  1. então é assim: por aqui, no país do lula, tem muito ateu que vai passar a acreditar em deus com a vitória de dilma, que a volta do psdb ao governo deverá nos levar ao inferno! arreda, satanás!

  2. […] Escrito en Activismo, Avaaz, Ciberactivismo, Política, Uncategorized « Y Dios entró en la campaña brasileña […]

  3. […] todos en la campaña del miedo-manipulaciones. La del dios de derechas que atacó a Dilma, esa bruja abortista. Y la del mismisimo papa pidiendo el voto anti Lula. Pero Dilma llevó la campaña a su rincón. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: