Posteado por: Bernardo | noviembre 6, 2010

Ráfagas colombianas

Llegué a Cartagena de Indias el pasado 26 de octubre, 02.00 de la madrugada. En unas horas, sábado 6 de noviembre, vuelo hacia Madrid. En medio han pasado cosas. Charlas, cervezas, periodismo, twitter, Djs, un intento de asalto, exposiciones, cenas, baile, libros, MP3, redacciones, casi-proyectos, sancochos, Botero, libros, taxistas charlatanes, ideas. Acá van, sin jet lag ni muchas pretensiones, unas ráfagas colombianas. No conseguiría contarlo de otra manera.

-Jaime García Márquez, hermano de Gabo, cicerone de lujo en la ruta de El Amor en los tiempos del cólera, reinvantándose cada esquina de Cartagena en clave de ficción.

-La Pantera Mambo de La-33, rompiendo la cadera de la comportada Pink Panther de Mancini, resonando en un bareto de Jetsemaní, nueva área cutre-cool de la ciudad.

-Olga Lucía, periodista de La Silla Vacía, presentando las entrañas de este genial proyecto periodístico: político, riguroso, popular y ciudadano. Una fuente independiente, más fiable que grandes diarios colombianos. En ocasiones, ponen a un editor a disposición del lector que envía una historia.

-Lucho Cárdenas, el antropólogo manco de Santa Marta, tenaz luchador contra las privatizaciones del agua. Suelto tras la tercera cerveza. Salvajemente caribeño tras la quinta. A la mañana siguiente quedamos en mi hotel para que me llevase a un barrio marginal (cosas de trabajo). Apareció: de empalmada, borracho, lúcido, soñoliento, putas de por medio.

-Un intento de asalto en la zona negra de Barranquilla. Primero: entrevista con el padre rojo Bernardo Hoyos, tenaz luchador anti privatizaciones y polémico hombre con fama de vicioso y/o corrupto. A la salida, Tadeo Martínez, el periodista que me llevó a él, sugiere caminar y coger un taxi. Dos chicos (uno gordo de cien kilos) se acercan gritando. Asalto: gritos, empujones, que vamos armados, el gordo agarra mi cámara, puñetazos, y una llave de judo, renaciendo de mi subsconsciente, 27 años después de mi última clase, y el gordo desplomándose ante la inercia de un simple osotogari. Y luego: el ladrón gordo corriendo y una veintena de niños rodeándome, caminando conmigo, guardaespaldas de 40 pies, protegiéndome. Aparece el padre Bernardo: bien hecho, eres bravo, si no te hubieses defendido deberías cambiarte el nombre.

-Heriberto Fiorillo, director del restaurante y fundación La Cueva de Barranquilla (allá donde se reunían Gabo y los cinco), charlando con migoy Tadeo Martínez. Y descojonándose de nuestro reciente asalto.

Barranquilla bajo el balcón de Marta Echeverry, mamá de mi amigo Carlos. La tarde pestañeando tras la cerveza Águila, con el río Magdalena devorando un horizonte de grúas, muelles y concreto.

Historias de paramilitares, contadas siempre en off: la violencia de los de Jorge 40, Magdalena arriba. Hierro incandescente entrando por el ano de un hombre. Su mujer está presente.


Populardelujo, proyectazo sobre gráficas populares colombianas. ¿Por qué el mundo idolatra la sopa fría y enlatada de Warhol y no da valor al arte popular de las paredes de América Latina? (la foto que preside esta entrada está extraída de su site).

-Los billares Londres, en la 7ª de Bogotá, con su eco de golpes-carambolas y su suelo turbio de servilletas. En la pared, todos los monumentos de mundo, abigarrados-mezclados.

El Presidente, de Fernando Botero, mirándome dentro del lienzo: desamparado, frágil en su gordura, poco solemne, absolutamente desarmado.

Antiperiodismo: me cuentan que el famoso hospital que el Gobierno clausuró a las FARC eran apenas tres camillas. A nadie se le ocurrió verificar la información, contrastar la fuente.

-Concierto con Palenke Soul Tribe, electrónica colombiana residente en Los Ángeles, en un bareto del parque de la 93, con Liliana y Julián, de El Parlante Amarillo, un proyecto audiovisual interesantísimo. Me encanta este vídeo, Corazón bonito, de los Palenke.

-Una plaza con sillas. En cada una una letra. Desde lejos se lee: Sin olvido. Encima de cada silla, la foto de un muerto.

-Fernando Gómez, editor general de Don Juan, desvelándome los secretos de esta fantástica publicación: ácida, aguda, intrigante, fresca. Aquí podéis ver el making off de una sesión de fotos sobre chicas y fútbol que acabó en la revista en formato 3D (regalaban gafas en cada número).

-Un taxista: Santos es más bravo que Uribe, va a darle duro a la guerrilla. Dicen que se apoya en paramilitares, ¿y qué?

-Tremendo concierto de Herencia de Timbiquí, con Sofía Sánchez de la revista Shock.

.

– De rumba en la casa donde Simón Bolívar iba a ver su amante, en la Candelaria, reconvertida en salsómetro. El goce pagano le llaman.

-La revista SOHO, siempre con buenas ideas, invita a escritores a reiventarse el presente. ¿Qué pasaría si no nos hubiéramos independizado? ¿Y si nos hubiesen colonizado los ingleses?.

-Bogotá boca abajo, desde la terraza de la torre Colpatria: la niebla en Montserrate, el atasco a ras de suelo, siluetas, edificios indescifrables, líneas oblicuas, asfalto despedazado susurrándome que me quede.


Responses

  1. good molly Desde Alfa Centauro , i look your blog , be a nice blog and useful. Best for me. best review for República and Periodismo content. i will plan to read and comment your website.

  2. howdy Desde Alfa Centauro , i review your blog , this a nice blog and perfect. Great for me. best review for Brasil and Periodismo content. i going to often to read and review your website.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: