Posteado por: Bernardo | mayo 20, 2011

Soy un abstencionista forzoso

No voté en las elecciones generales de marzo de 2004, tras los atentados de Madrid. Estaba recién llegado a Brasil y el Consulado no me dejó. No voté en las elecciones municipales de 2007. De nuevo, un problema con mi consulado en Brasil: cambié de ciudad y no dio tiempo. No voté en las elecciones generales de 2008: el Consulado no me incorporó en la lista de votantes. No votaré en las elecciones del próximo domingo. El Consulado no me ha ofrecido ninguna solución a un pequeño problema. Como me di de alta en marzo las papeletas de la Junta electoral ya habían sido enviadas. ¿Papeletas? Sí, has oído bien. Cada Junta Electoral envía las papeletas a los consulados según el número de censados. Miento, enviaba. Ahora, la Ley Electoral ha sido modificada (sin nuestro permiso, claro): no basta con darse de alta: hay que informar que quieres votar. Y en las municipales, ni hablar: ya no se puede. El galimatías medieval continúa: en abril se acabó el plazo para abrir una reclamación en el Consulado. He estado semanas llamando al teléfono del Consulado para pedir información, para informarme del plazo. Envié mails. Nadie respondió nunca. Encontrar los avisos del Consulado Español en Internet es peor que aquello del aguja y el pajar. Ni Mr.Google afina. Los funcionarios del Consulado han sido muy simpáticos y comprensivos. Hasta me recibió la cónsul adjunta. “Estamos desbordados”, me dijo. Faltan funcionarios, con la parados que estarían encantados de venirse a Brasil. Uno de los trabajadores me ha confesado que el INE es un caos. Que siempre hay problemas. Dejé una queja por escrito. Apenas cito la última frase: “En un mundo digital, en un país con DNI digital, es inconcebible que el proceso electoral siga un ritmo tan medieval y burocrático”. Bastaría con crear un sistema de democracia digital. Un ciudadano, un voto. Un click. Un voto. O tener a disposición urnas digitales, como las que usa Brasil desde hace años. ¿Cuánto dinero se gasta el Gobierno en enviar papeletas a los 1.702.778 españoles que viven fuera? ¿Qué porcentaje de abstencionistas forzosos hay en esa cifra? Un pequeño detalle: según el propio (y raquítico) site del Consulado, en Brasil había a 1 de enero de 2010, había 82.189 españoles. Sin embargo, el propio cónsul afirmó en una charla en la Biblioteca Mario de Andrade, hace unas semanas, que calcula que hay hasta 300.000 españoles apenas en el Estado de Sao Paulo. La realidad es que muchísima gente no se registra en el extranjero. Es bastante probable que la cifra de españoles en el extranjero duplique o triplique a la oficial. Y que casi nadie vote. Muchos, como es mi caso, porque no podemos. La última vez que voté fue en Barcelona, en unas elecciones municipales, en 2003. Demasiado lejos, ¿no? Y soy de los que piensa que los problemas políticos de España, Europa y el mundo deberían solucionarse en las urnas. Que no vale de nada quedarse en casa (o en la plaza) si no se vota. Pero no votaré el domingo. ¿Soy un antisistema? ¿O será que el sistema, la vida y los consulados son un cuento contado por un idiota, como decía Faulkner?


Responses

  1. […] Soy un abstencionista forzoso […]

  2. […] Soy un abstencionista forzoso […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: