Posteado por: Bernardo | junio 6, 2011

¿Perú, capital Lisboa?

Perú gira a la izquierda tras la llegada de Ollanta Humala al poder. Portugal gira a la derecha tras la hecatombe den José Socrates y de los socialistas en las elecciones de ayer. Ramón Lobo, con un titular ingenioso al que le pongo unas bonitas interrogaciones, Perú, capital Lisboa, apunta en esa dirección. Y la mayoría de la prensa internacional utiliza tan manidas muletillas. Vais a perdonarme, analistas políticos, pero tras la #Spanishrevolution me parece una simpleza dicho enfoque. Frases hechas para explicar algo más complejo. Se podría explicar con una frase. ¿Giro a la izquierda-derecha? “No, es el neoliberalismo, estúpido”. Y después con un link al blog de Vincenç Navarro: Los ricos y la deuda pública: o cómo los amigotes-ricos-prestan-dinero-caro-a-los-estados-y-diseminan-rumores-a-través-de-sus-amigos-de-rating-para-ganar-más-todavía.


1. “Perú gira a la izquierda…”. Tras los pasos de Lula, firmado por Fernando Gualdoni, es el texto que más me convence. El único que se ha dado cuenta que tras la nueva imagen de Ollanta Humala, visto como un radical próximo a Chávez hace nada, hay un fuerte proceso de marketing. Y que precisamente han sido Luis Favre y Luis Garreta, los marketeiros que la imagen del Lula sindicalista y feroz. Los que ayudaron a construir el “Lulinha, paz y amor” que convenció a los mercados que el Partido dos Trabalhadores (PT) iba a ser amable con el capitalismo. O Globo publicó un texto fantástico, con un vídeo insertado que habla por sí mismo. El dueto brasileiro no sólo participó en el nuevo look de Lula. Para el mercado nacional, crearon la marca “el hijo de Brasil”(la persona que encarnaba el sueño de todos los pobres) y para el internacional, la del “socialista cordial”. También convirtieron a Dilma Roussef, una ex guerrillera fría y tecnócrata, vía lifting, en la “madre de Brasil”, como conté en este blog el año pasado. Falta le hacía a Humala, claro, limpiar de fama de izquierdista violento, de etnocacerista peligroso – un cruce de fervor inca, nacionalismo a ultranza y pasión militar. Y los genios brasileiros le han ofrecido lo que buscaba. Viendo los vídeos, se me saltan las lágrimas (de risa). Son simples. Se les ve el plumero. Pero funcionan. El vídeo que encabeza este párrafo, es un cóctel de nacionalismo barato con los colores (rojo, blanco) de la bandera peruana. Y usa la misma idea – el partido de la transparencia, el no corrupto – que llevó al PT al poder. El PT, por cierto, ha complacido a las élites, inversores y capitalistas de pro. Además, ha protagonizado decenas de casos de corrupción. Por todo ello, decir que Perú gira la izquierda cuando el candidato ya ha afirmado que seguirá la senda liberal, me parece, cuanto menos incompleto. De momento, los mercados no ven tan centrista a Humala y se desploman. Y veremos si Humala empuja de verdad a Perú hacia el bloque de izquierdas de Sudamérica sin aferrarse demasiado a Hugo Chávez, con quien tenía tan entrañables vínculos navideños (ver vídeo, por favor).

2. “Portugal gira a la derecha …”. El concepto de derecha e izquierda – para mí incompleto y engañoso en los tiempos que corren – está mucho más definido en Portugal que en Perú. En el país andino, un ultra nacionalista católico (Humala) con pasado militar puede ser izquierdista. Pero a pesar de la sonora derrota del socialista José Sócrates en Portugal, me parece una lectura incompleta aquello del “Portugal gira a la derecha”. En Portugal, a finales de 2010, la juventud tomó las calles para protestar contra los ajustes económicos. 200.000 en Lisboa, 400.000 en Portugal. Una juventud denunciando la precariedad, el neoliberalismo, el sistema. El 12 de marzo, tres días antes del 15M, A Geraçao à rasca llenaba de nuevo las calles. En Portugal, además, el semanal Expresso, en el que escribo de vez en cuando, lanzó el llamado Movimiento Milenio
,para repensar el país, su futuro y estrategias. Ayer escribí un tweet muy simple, informando que la absteción en las elecciones había alcanzado un 41,1%, el voto en blanco un 2,7% y el nulo, un 1,4%. Me cuesta creer que los cientos de miles de jóvenes que tomaron las calles en un país con once millones de habitantes sean apolíticos. Me cuesta creer que con semejante nivel de abstención y tan activa participación ciudadana en las calles no se hagan lecturas más profundas de una realidad política y social que está en su punto de mutación.

Os espero en Twitter: @bernardosampa


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: