Posteado por: Bernardo | julio 5, 2011

Juego, luego existo

Portada Época game 2.0. Así de sencillo explicaba la revista semanal brasileña Época en su blog Faz caber una versión especial de su portada: Los hackers invaden Brasil. La estética del mítico juego Space Invaders del Atari, con un congreso brasileño en la base conformaban la portada perfecta. Pero en un mundo 2.0 intectactivo y multidireccional se quedaba coja. Dicho (pensado) y hecho: un simple vídeo juego con la portada de la semana. Y un número después, Época sigue apostando por la lúdico-portada: cada lector puede elegir colores para manipular una portada con una obra de Vik Muniz.

Juego información. Ludico-reportajes. Reporterismo game. Suena rabiosamente actual. Pero el cóctel explosivo de noticias y video juegos no es novedad (que sí una tendencia). En 2003, el ex periodista de CNNenEspañol Gonzalo Frasca, autor de Ludology, lideró un equipo para crear un juego de noticias, September 12th, que incluía información sobre eventos de actualidad. En 2010, Ian Bogost, ganador del Knight News Challenge, recogió el testigo y propuso utilizar los fondos del premio para crear una herramienta que permitiera a los periodistas transformar noticias de última hora en video juegos. Su blog, Newsgames, es un verdadero puñetazo de irreverencia en el mundillo periodístico. Precisamente, Bogost es autor de un libro-viral: Newsgames: Journalism at Play. Y es que, en un mundo de saturación informativa, la interacción apela a uno de los componentes primarios del ser humano: el elemento lúdico. Como fanático lector de Homo ludens, del filósofo holandés Johan Huizinga, no puedo más que incitar a la sana desconfianza de la pureza del homo sapiens. ¿Pienso, luego existo? Necesario pero no suficiente. Tampoco me entusiasma el homo faber, el hombre que construye-fabrica, esgrimido por el escritor latino Appius Claudius Caecus o por el mismísimo Karl Marx. El homo ludens (que juega) completa al sapiens, que piensa. Y es que el juego es más un fenómeno cultural que un proceso biológico. El hombre juega, como los animales, pero sabe que juega. Somos, como diría Huizinga, algo más “que seres de razón, puesto que el juego es irracional”. Juego, luego existo, vaya. Además, “emocionar funciona mejor que informar”, como afirma el psicólogo estadounidense Chip Health, especialista en psicología colectiva y negocios. Informarse a través de emociones despertadas puede ayudar a luchar incluso contra la banalización de la información. Y provocar la implicación del sujeto pasivo con mayor rapidez. El juego Depende de ti, de la ONG Transparencia Internacional, en el que el usuario es tentado con corrupciones varias, es prueba de ello. La publicidad descubrió el juego primero. Luego, las instituciones y gobiernos. Ahora, el periodismo.

¿Informar jugando, jugar con la información? Me parece obvio. ¿Qué función cumplen los gráficos interactivos que ya usan la mayoría de medios de información en Internet? ¿Por qué los agregadores o los sites que permiten comentarios tienen más éxito que los textos unilaterales? Compartir divierte. Lo social es lúdico. La carcajada, casi siempre, es compartida. La revista Wired entendió en 2009 la esencia del homo ludens: en un reportaje sobre las incursiones de piratas somalíes ofreció a sus lectores la posibilidad, gracias al juego, Cutthroat Capitalism (capitalismo degollado), de convertirse en un pirata del Golfo de Adén, capturar una nave y negociar el rescate. Por otro lado, la Escuela de Comunicaciones de la Universidad del Sur de California lanzó un proyecto llamado Immersive Journalism, en el que se usan juegos para que los lectores entiendan mejor las noticias. Y ya han lanzado vídeo juegos como Darfur está muriendo o Guerras Kuma. ¿Para cuándo, por ejemplo, un operación SGAE, que informe de los detalles de la farra de los derechos autorales en España?

¿Y para cuándo juego-noticias compartidos, reportajes de rol, jugados-construidos colectivamente? Si el juego, como decía Huizinga, es el elemento clave de la civilización, ¿los juegos-noticias sociales serán la clave del nuevo periodismo?
De momento, la herramienta iReport usará la estrategia colectiva para informar: se define como una plataforma para cambiar el consumo de medios, que transforme los lectores pasivos en lectores activos, colaborativos y comprometidos. No creo que tardemos en ver cómo las principales marcas informativas crean aplicativos en Facebook, social games para que los usuarios jueguen, informen y se informen.

Os espero en Twitter: @bernardosampa


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: