Posteado por: Bernardo | agosto 7, 2011

140 caracteres para Ulises

Tras abandonar Troya, Ulises comenzó su viaje de regreso a Itaca. En el país de los Cíclopes, Polifemo se comió a algunos de sus compañeros. En el país de los Cimerios consiguió hablar con los muertos, con su madre Anticlea o con el mismísimo Aquiles. Antes de llegar a su añorada Itaca, el hogar que había dejado hacía veinte años, Ulises tuvo que sortear el peligroso estrecho entre Escila y Caribdis. Cuando por fin regresa a Itaca, descubre que su palacio está en ruinas, invadido por un grupo de latin lovers que quieren cepillarse a su esposa Penélope mientras desvalijan los víveres y los cuadros. Ulises se da cuenta – después de muerto – que lo mejor de su viaje a Itaca no había sido su destino, sino el mismo viaje, el transcurso, el recorrido.

Ulises, el 16 de junio de 1904, emprende otro viaje. James Joyce barrunta ideas y crea una novela pretenciosa que quiere reflejar una época. El viaje ya no dura veinta años, y sí veinticuatro horas. El trayecto ya no es el mundo, sino Dublín, una sola ciudad. El pequeño burgués Leopold Bloom podría ser el Ulises de Homero, claro. Quizá Ulises cambie de máscaras. Tal vez sea el escritorcillo Stephen Dedalus o el ambicioso Buck Mulligan. Da igual, al final del viaje, de la ciudad, descubre que lo más interesante no era el destino, sino el trayecto. Descubre que la historia es una pesadilla de la que intentamos despertar.

El 16 de mayo de 2011, Ulises pasea por este blog, por este laberinto de citas, máscaras, hashtags y espejos. Alguien, hace unos comentarios, le ataca: “Ulises, pelotudo, estás igual de perdido que hace dos mil años, hijo de las mil putas”. Sigue caminando, viajando, cada vez más extraviado. Otro comentario despedaza incluso al propio James Joyce: “Tu maldito monólogo interior, ese bosque-adorno que los críticos han endiosado durante un siglo, es una bazofia, un torpe mecanismo del pasado. El 16 de mayo de 2011, el monólogo interior es exterior. Se llama Twitter”. Ulises no entiende que ya no es una versión Alfa, exacta en su forma y límite, sino una eterna versión Beta, en pruebas, manoseada colectivamente, casi-perfecta en su búsqueda. Quizá por Ulises eso acaba claudicando cuando alguien le encierra en 140 caracteres: “Ulises, según la Frikipedia, es el pseudónimo de Eric Clapton, dios del Pentagrama. Su máxima era: para qué viajar si puedo quedarme en el sofá”. James Joyce, que vislumbró la época de la inmediatez, tampoco sobrevive tras los barrotes del hashtag #elautorhamuerto . “el escritor maldito se ha extinguido, #elautorhamuerto, nosotros te escribimos”.

Ulises, Joyce, como Dios, están muertos porque no entendieron que un dia tiene 50.900 horas de You Tube. Que una hora es un flujo tranversal, desordenado, rizomático y personal donde caben los veinte años de Ulises y las 24 horas de Leopold Bloom. El universo entero, con la url repeinada, cabe en un tuit. Pero están muertos, sobre todo, porque no entendieron la inteligencia de la multitud. Porque no comprendieron que los relatos colectivos que escuchaba Homero para escribir La Odisea están de vuelta. “Nosotras parimos, nosotras te escribimos”, dice alguien en la calle “#elautorhamuerto”. Para qué volver a Itaca, dice otro, si en el mundo post ideológico, como preconizaba el entrañable techno-pirata Hakim Bey, “algunos viajan en Internet sin salir del cuarto”.

Pero no te desesperes, Ulises-James, quizá estés vivo en el libro Yellow Chair que los vecinos de Anab Jain, una india residente en Londres, escribieron gracias a un experimento genial. Cuando Anab supo que alguien usaba su señal de Wireless se dio cuenta que no conocía a sus vecinos. No conocía a casi nadie en el Planeta Que Había Substituido las Plazas por Shopping. Por eso colocó un puesto de acceso a Internet gratuito en la puerta de su casa. Un ordenador, una cámara. Barra libre de bits. Su Yellow Chair rompió con el aislamiento crónico de los vecinos. Disparó el sentido comunitario del barrio. Hizo posible la construcción colectiva de una historia. Por eso, no temas, James-Ulises, si un lector de este blog que no soporta el tostón de libro que dejaste a la historia te vuelve a aniquilar. Seguirás, de alguna manera, vivo en el río común de las historias. Cuidado, te atacan. No pierdas la calma. Relájate. “Querido Joyce, eres un pedante. El autor ha muerto. Chao, escritor de salón. Las historias son colectivas. Nosotros te escribimos. Hace exactamente tres minutos que he metido las mil páginas de tu librejo en la licuadora. He puesto un poquito de sal, un quilo de tomates, un cd (el plástico) de Metálica, cebollas, un dvd con porno casero, un diente de ajo, una cinta de Los Chunguitos, pimientos, El manifiesto comunista de Marx, un pepino, aceite, vinagre, El manifiesto cyborg de Donna Haraway, pan rallado, una peli (pirata y chunga) de Chuck Norris, un poquito de hielo… Y el libro ha desaparecido!!! Tranquilo Ulises, estás vivo dentro del nuevo super refrescante Gazpacho Cósmico Irregular”

Este texto forma parte del libro de ficción que estoy escribiendo, una relfexión oblicua, desigual y en beta sobre el mundo en el que vivimos, las revoluciones y las sociedades horizontales. Incluiré, de alguna manera, los comentarios de este blog al mismo

Os espero en Twitter. @bernardosampa


Responses

  1. Y de que cojones voy a trabajr ahora?

  2. Cada cual es libre de utilizar el conocimiento, pero lamentablemente en sociedades humanas donde no se valoran las costumbres sanas y valores saludables, la sabiduría se convierte en ignorancia. Subir cuesta, bajar es vertiginoso. GOOGLE (fundada en 1998/3=666)… GEO LOG, GOL EGO. Internet es un carnaval posmoderno, es el espácio de crítica y para lo deshinibido, es el regulador de las tendencias socioculturales de la humanidad, la desnudez psicológica de la genética mental. GEO LOG (GEO=TIERRA + LOG=COMANDO)!

    Todas las excitaciones son, por necesidad psíquica, efímeras. El buen político se diferencia del mal político, pues refuerza el buen político a la verdad, utilizando un lenguaje severo antes que un lenguaje simplemente florido y etrusco. El mal político es el que fundamenta su intolerancia con amenazas, el que no tiene conocimiento de nada útil para nadie.

    Edgar Alan Poe en su libro “Ensayos y Críticas” (hay una edición con traducción e introducción de Julio Cortázar), en una parte dice así:
    “de su Marginalia asume un tono patéticamente personal: «Me he entretenido a veces tratando de imaginar cuál sería el destino de un individuo dueño (o más bien víctima) de un intelecto muy superior a los de su raza. Naturalmente tendría conciencia de su superioridad, y no podría impedirse (si estuviera bien constituído en todo lo demás como un hombre) manifestar esa conciencia. Así se haría de enemigos en todas partes. Y como sus opiniones y especulaciones diferirían ampliamente de las de toda la humanidad, no cabe duda de que lo considerarían loco ¡Cuán horrible resultaría semejante condición! El infierno es incapaz de inventar una tortura peor que la de ser acusado de debilidad anormal por el hecho de ser anormalmente fuerte…»
    La consecuencia inevitable de todo orgullo y de todo egotismo es la incapacidad de comprender lo humano, asomarse a los carácteres, medir la dimensión ajena.
    No hay mayor engaño que creer que una auténtica originalidad es mera cuestión de impulso o de inspiración. Originar consiste en combinar cuidadosamente, paciente y comprensivamente.”

    La mano que corrige la primera versión de una idea no es la misma que la había escrito; otras fuerzas la guían, otras razones la hacen borrar palabras y versos, sustituír, pulir, agregar. Son originales aquellos que logran dominar con sus escritos, que someten al lector en el plano imaginário y espiritual; son demasiado lúcidos como para no advertir que una palabra es un organismo, una frase es un ser que respira y late, y que su vida consiste en un núcleo animado inseparable de sus manifestaciones. Corazón y latido no son dos cosas, sino dos palabras, y la intensidad de las mismas es el latir de sus sustancias que sólo se explican por sus sustancias, así como la sustancia es sólo lo que es por el latido.

    “Cabe considerar la excelencia como un axioma o un principio evidente por si mismo, en relación directa con la claridad y precisión con que se formula. Si cumple estos requisitos, no necesita otra demostración. Deja de ser excelente si requiere que se le demuestre como tal.”

    Pues se comprueba aquí que no hay virtud intelectual más alta que la originalidad, pues nace de un própio matiz y de un própio carácter que transforma con su impronta a todo lo que toca, y especialmente, que siente mágicamente el impulso de tocarlo todo sellando los destinos.

    Julio Cortázar dijo: “Cuando los hombres hablan de belleza (originalidad) no entienden una cualidad, como se supone, sino un efecto; se refieren, en suma, a esa intensa y pura elevación del alma -no del intelecto o del corazón-…”
    Por otro lado la perseverancia es una cosa, y el genio otra muy distinta.
    José Ingenieros ha resaltado que “el mediocre no inventa nada, no crea, no empuja, no rompe, no engendra; pero en cambio, custodia celosamente el armazón de automatismos, prejuicios y dogmas acumulados durante siglos, defendiendo ese capital común contra la acechanza de los inadaptados. Su rencor a los creadores compénsase por su resistencia a los destructores.”

    Cada cual está tan firme en su modo de pensar, que se hallarían tantos reformadores como cabezas “quot capita, tot sensus” (cuántas cabezas, tantas opiniones…)

    Los que por largo tiempo han sido buenos abogados, no por esto son después buenos jueces. Agrego que aquellos que por largo tiempo han sido buenos contadores, no por esto son después buenos administradores. Y aquellos que por largo tiempo han sido buenos jueces y buenos administradores, no por esto son después buenas personas.

    Es cierto que lo que falta descubrir es más difícil y oculto que lo que se ha podido hallar hasta ahora, pues a medida que aumenta el diámetro de un círculo, disminuye su curvatura. Dios al fin se halla en la coincidencia de los opuestos.

    Las ideas simples, que luego la inteligencia compara formando una variedad infinita de ideas complejas, proceden exclusivamente de la reflexión, actividad que nos dá a conocer las operaciones internas del alma.

    En el libro “La Cautiva” de Esteban Echeverría, dice en el prólogo: “Nuestro fin se dará cuando yá no haya lugar en el mundo donde Dios pueda encontrarse sólo con su creación, la naturaleza.”

    Evitar ese fin es reconocer la diferencia entre lo que Dios quiere decir, y lo que el humano distorsiona.

    Bíblia dice así:
    Daniel 5, 5-6 y 23-26.
    Mientras el rey Baltasar comía y bebía en los vasos sagrados que su padre Nabucodonosor había robado en Jerusalén, “aparecieron unos dedos de mano humana y escribieron sobre el revoque del muro del palacio real; y el rey veía la palma de la mano que iba escribiendo. Entonces el semblante del rey palideció y sus pensamientos le turbaron; las articulaciones de las caderas se le aflojaron y las rodillas le chocaban una contra otra”…
    Dijo Daniel al rey: “Has ensalzado a dioses de plata y oro, de bronce y hierro, de madera y piedra… mientras que al Dios en cuyas manos está tu vida y al que pertenecen todos tus caminos no lo has glorificado”.
    “La interpretación de las palabras es ésta:
    Mane: Dios ha contado los días de tu reinado y les ha señalado el final. Thecel: has sido pesado en la balanza y se te encuentra falto de peso. Fares: tu reino ha sido dividido y entregado…”

    O sea:
    “Corrupción e Ignorancia: Dios ha contado los días de su reinado y les ha señalado el final. Meditación, Desapego y Dedicación: han sido pesados en la balanza y se les encuentra falto de peso. Ambición: tu reino ha sido dividido y entregado…”

    LA TIERRA NO PUEDE SEGUIR SIENDO EL ANTRO DEL UNIVERSO!

    El discípulo Chen le preguntó a Confucio (hace 2.500 años aprox.) sobre el significado de la Verguenza. El Maestro dijo: “Pensar en el própio provecho si en el país reina el orden. Pensar en el própio provecho si en el país no hay orden, esto es la verguenza.”
    (ESTO ES LA VERGUENZA!)

    “El anagrama Argentino=Ignorante está mal, pero la metáfora Maradona=Dios es perfecta!”

    “Ulises, pelotudo, estás igual de perdido que hace dos mil años, hijo de las mil putas”… en Argentina decimos “Hijo de Remil Putas”!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: