Posteado por: Bernardo | junio 11, 2012

Todo lo que quisiste saber sobre mi libro #24H

Desde que escribí mi libro #24H he intentado hacer justo lo contrario de lo que la industria editorial habría hecho. #24H tiene forma de blog y está licenciado con Creative Commons.  La copia está liberada. Existe una sala de remezclas. Cualquier puede enriquecer (con links, textos, vídeos) #24H. Está disponible en formato PDF interactivo, Epub, mobi (para Kindle) y en papel a partir de 1,99 euros. Pero también está disponible gratuitamente en formato PDF en la biblioteca abierta Bookcamping.cc. Regalamos el libro durante unos días a golpe de Tweet. Y presenté #24H, ese virus troyano que aspira a sacudir la industria, en el Matadero de Madrid y ZZZINC en Barcelona en un formato fresco y bastante horizontal. También he querido innovar en las entrevistas que he ido haciendo por correo electrónico. He recopilado todas las preguntas y mis respuestas en un Google Doc. Todo este proceso de preguntas enviadas por diferentes periodistas conforma una metaentrevista superior, mucho más completa que cada una de ellas separadamente. Ahora, publico todas las respuestas en este blog. Cada uno puede extraer, usar, utilizar y publicar los fragmentos que quiera. Advertencia: algunas preguntas son parecidas. He respetado las erratas. Escribí algunas de las preguntas en medio del lanzamiento, en aeropuertos o a deshoras. Mejor conservar la magia de la imperfección. Espero que os guste.

¿Cómo surgió la idea de escribir este libro?

Pues como casi todas las cosas serias en esta vida, empezó como un juego. Allá por 2007, con el surgimiendo de Second Life (y dos años después de mi aterrizaje en Orkut, mi primera red social) comencé a interesarme por las relaciones político-sociales en el mundo virtual y sus puentes. Asistí con entusiasmo a la primera manifestación virtual (frente a la sede de IBM Italia en Second Life). También por las narraciones colectivas. El formato blog, esa rueda, siempre me pareció un flujo imprevisible e interesantísimo. Empecé a escribir lo que hoy es 24H (que no tenía título) en 2007. Lo aparqué. Lo retomé tras la explosión de la primavera árabe. Y tras el 15M y su explosión de redes no tuve otro remedio que encerrarme un mes en un apartamento sin internet (sólo tenía en el móvil) para parir 24H. Es un libro que ha salido de las entrañas que nació sin ningún plan ni objetivo concreto.

Es un ‘libro abierto’ o, como tú lo defines, “blog-libro-relato”. Es decir, tú has escrito la obra inicial, pero cualquier persona puede introducir nueva información. ¿Puedes explicar por qué decidiste experimentar e innovar en la industria editorial y cómo fue el proceso hasta llegar aquí?

Como decía, es un libro que nació en este formato de una forma intuitiva. Si lo hubiera escribo en el siglo XVIII tendría formato de Diccionario Enciclopédico (supongo), si lo hubiera escrito en mayo del 68 sería una novela existencialista. En 2011 sólo puede tener este formato de blog-libro. Cierto que hay ciertas intenciones de dinamitar los formatos ya existentes o , mejor, de mezclarlos. Hace un tiempo que pienso que la linealidad – impuesta por el cristianismo y refrendada por la Ilustración – no tiene más sentido en un mundo dominado por los espacios de flujos, fragmentado. La estructura de los relatos ha mutado. Por un lado, hacia el uso-remix-creación colectivos. Por otro, hacia un nuevo relato multimedia, compuesto de partes de naturaleza diferentes. Según lo fui escribiendo fui colgando pedazos en mi blog personal (alfacentauro.info). Incorporé algunos comentarios al libro-blog. También considero que el copyright es un velo talibán para una obra creativa. Y que la literatura es la última de las artes que ha caído en el remix. Duchamp o Picasso aplicaron la inspiración-remix del pasado al vuelo. La música – a pesar de la industria, SGAE y demás – ya entendió qué es la remezcla. La literatura parece que vive endiosada, allá en una altura de musas y creadores inaccesibles. Quería cuestionar todo ello: la industria que basa su lucro en la venta de productos o incluso de soportes físicos (papel, plástico), la élite star system de intelectuales endiosados y el mito de la creación individual como algo ajeno a la sociedad y al colectivo.

¿Qué receptividad ha mostrado la industria editorial frente a un proyecto de este tipo? Tu libro está publicado con licencia copyleft. ¿Qué implica esto?

Pues en principio recibí elogios de algunas editoriales pero todos tenían miedo del formato. También de la licencia abierta (copy left). Tuve algunos problemas y sufrí cierta incomprensión. Curiosamente, mis amigos editores o escritores que leyeron la obra hace unos meses me manifestaron su entusiasmo. Afortunadamente, la editorial Dpr-Barcelona, que está en la vanguardia en los formatos híbridos, en los libros para móviles, se subió al proyecto. Es importante que haya editoriales con agallas para lanzar obras como #24H. ¿Copyleft? Implica, usando un tipo de licencia Creative COmmons, que la copia está liberada. COnsideramos que la obra tiene que fluir ,que es un derecho de la humanidad. Cuantas más personas lo lean mejor. Queremos dignificar mi trabajo y el trabajo de la editorial, venderemos la obra digitalmente y en papel (vía Bubuk y Lulu). Pero pensamos que la circulación de la obra beneficia a todos. Será bueno incluso, comercialmente hablando. Además, habilitaremos una sala de remezclas. Cualquier lector puede ser Dj de mi libro. Pasará a ser un libro del procomún. El copyleft facilita todo el proceso. El caso de Agustín Fernández Mallo, a quien la viuda de Borges (María Kodama) obligó a retirar un remake de El Hacedor, muestra lo patético de las leyes de copyright y la estupidez de considerar la autoría algo casi divino. Borges fue uno de los grandes remezcladores de la historia, además. ¿Debería retirar su remake de El QUijote? Bajo ningún concepto!!!

¿Cómo ves el futuro editorial?

Pues como el resto, como el periodístico, como el musical, como el político. Quien entienda que vivimos en una sociedad conectada, en una sociedad que tiende a las redes distribuidas y no más a las redes verticales, sobrevivirá. Quien busque, incentive y entienda a las comunidades, triunfará. Quien confíe en la inteligencia colectiva, quien cree plataformas de interacción, seguirá adelante. Quien incentive el diálogo, la conversación con los usuarios, el intercambio inmaterial y material, conservará su negocio. QUien no entienda los cambios, desaparecerá. Convivirán modelos de negocios y formatos. La TV no mató a la radio. Y creo que habrá libros de papel durante mucho tiempo. Tal vez ni desaparezcan. Pero los nuevos soportes digitales primarán. Yo ya leo un 70% de mis libros en mi tablet. La industria tiene que entender que desapareciendo la distribución, el soporte papel, el precio del ebook tiene que caer muchísimo. No tiene sentido vender un libro de papel a 15 euros y el digital a 13. Además, incorporar licencias abiertas será una de las grandes tendencias (y ciertos) del nuevo mundo. Será todo mucho más interesante. Tenemos a una narración colectiva en beta. He participado este año en Asalto (el proyecto de la Fundación Robo) y estoy en el grupo del libro del 15M.cc. La narración colectiva, distribuída, me interesa mucho.

¿Puedes contar en tres líneas el argumento de esta obra?
#24H es una ficción sobre la sociedad en red con el 15M de fondo, llamando a la puerta. Como toda ficción, tiene una base real (incluso tweets reales). Recrea un día en el ciberespacio entre el 16 y el 17 de mayo, justo cuando la Puerta del Sol se llena de indignados. 24H podría ser una novela coral con un protagonista múltiple. Los asuntos de los que se hablan en 24H – participación política, redes, nuevos modelos, espacio público, creación colectiva … – creo que son los grandes asuntos del siglo XXI

¿Qué dirías que una persona puede aprender después de leer #24H?

Pues que probablemente aprenda mucho de si mismo y descubra deseos secretos, explicaciones para dudas….. Para quien no esté muy puesto en el mundo digital (Internet y movimientos) creo que 24H es un libro hasta divulgativo. El lector entenderá de una forma amena cómo funcionan las redes, qué es Anonymous, las “smart mobs” (multitudes inteligentes) o el copyleft.

La tecnología parece haber dividido el mundo entre un grupo minoritario que empieza a funcionar bajo otras coordenadas económicas y sociales, y una mayoría aferrada a un mundo que huele a caducado. ¿Cómo crees que será este proceso de transición y cómo se puede reducir la brecha que está originando?

Es inevitable. La edad contemporánea acabó durante el año 2011. Estamos de lleno en la edad digital. Michel Bauwens, de la P2P Foundation, una de las personas con mayor conocimiento del asunto, afirma que estamos en la era de la sociedad P2P, y que 2012 es el año de transición. Los Estados nación se irán diluyendo, aunque tendrán (tienen) una última pataleta-estrategia nacionalista. Más que tecnología es actitud. Algunas tencnologías ya estaban ahí hace años. Vivimos en una época donde todo el sistema productivo, cultural, mediático y político está cambiando de piel. Tendemos a un modelo de fabbing (mini fábricas con impresoras 3D basado en la demanda y no en la oferta) que substituye al modelo fabril fordista; la industria cultural tiene que olvidarse de los soportes y buscar un camino que una crowd funding, patrocinios, colaboración y dinero público; los medios convivirán con las redes y ya no tendrán el monopolio de la información y la democracia camina hacia la democracia en red. Una especie de democracia participativa en “real time” donde los ciudadanos participarán de forma distribuida desde el territorio en todas y cada una de las decisiones. La cesión de espacios urbanos – como el Campo de Cebada de Madrid, por ejemplo – a redes ciudadanas es un primer paso en esa entrega de poder a la ciudadanía, a la democracia en red. El Estado, en esta utopía cercana, debería apenas garantizar el intercambio de los ciudadanos. Suena a neoliberalismo pero no lo es. El estado tiene que garantizar los intercambios y el bien comun frente al privado. Estamos en la era de procomún, en la era P2P, ciudadanos en red cooperando, comerciando y trabajando juntos. Infelizmente, Europa está estancada, atrincherada, y no lo ha entendido. De España, ni hablamos, en unos meses hemos sufrido un giro autoritario brutal, el Gobierno no cree ni en la democracia participativa ni en los ciudadanos. Su modelo es vertical y centralizado, pasado 100%. Son tiempos confusos, pero el lobby ciudadano conectado acabará influyendo a las esferas del poder.

¿Podríamos decir que es un libro 2.0?

Como decía, es un libro que nació en este formato de una forma intuitiva. Si lo hubiera escribo en el siglo XVIII tendría formato de Diccionario Enciclopédico (supongo), si lo hubiera escrito en mayo del 68 sería una novela existencialista. En 2011 sólo puede tener este formato de blog-libro. Cierto que hay ciertas intenciones de dinamitar los formatos ya existentes o , mejor, de mezclarlos. Hace un tiempo que pienso que la linealidad – impuesta por el cristianismo y refrendada por la Ilustración – no tiene más sentido en un mundo dominado por los espacios de flujos, fragmentado. La estructura de los relatos ha mutado. Por un lado, hacia el uso-remix-creación colectivos. Por otro, hacia un nuevo relato multimedia, compuesto de partes de naturaleza diferentes. Tiene algo del concepto 2.0 – participación etc – aunque ya está algo anticuado. Tiene algo también de 3.0 – una mezcla de web semántica, de internet móvil. No creo que podamos definirlo de una forma cerrada. Con el tiempo sabremos qué es exactamente. Lo dejamos en una definición abierta.Cualquier lector puede “deconstruir” #24H. Puede leerlo, eliminar una parte, imprimir fragmentos, vale 1,99 euros…

Usted mismo explica que existen tantos libros como lectores. ¿Podríamos decir que #24H sigue el espíritu “cooperativista” de “compartir en lugar de competir (en este caso para vender más ejemplares)” del 15M? 

Considero que el copyright es un velo talibán para una obra creativa. Y que la literatura es la última de las artes que ha caído en el remix. Duchamp o Picasso aplicaron la inspiración-remix del pasado al vuelo. La música – a pesar de la industria, SGAE y demás – ya entendió qué es la remezcla. La literatura parece que vive endiosada, allá en una altura de musas y creadores inaccesibles. Quería cuestionar todo ello: la industria que basa su lucro en la venta de productos o incluso de soportes físicos (papel, plástico), la élite star system de intelectuales endiosados y el mito de la creación individual como algo ajeno a la sociedad y al colectivo. Lanzamos la obra con licencia Creative Commons, con copia liberada, porque consideramos que la obra tiene que fluir ,que es un derecho de la humanidad. Cuantas más personas lo lean mejor. Queremos dignificar mi trabajo y el trabajo de la editorial, venderemos la obra digitalmente y en papel (vía Bubuk y Lulu). Pero pensamos que la circulación de la obra beneficia a todos. Será bueno incluso, comercialmente hablando. Además, habilitaremos una sala de remezclas. Cualquier lector puede ser Dj de mi libro. ¿Colaborativo? No creo que las diferentes remezclas influya negativamente en las ventas del libro. Más bien todo lo contrario. Además, es más interesante todo lo que pueda pasar a raíz de la publicación que un posible premio económico cortoplacista.

Un año después, parece que el movimiento 15M o Spanish Revolution se está asentando y consolidando, ¿cómo ve la situación actual del movimiento? ¿Cuáles cree que son sus mayores logros?

El mayor logro es haber creado vínculos entre personas, colectivos, redes, ONG, gobiernos. El gran meteorito inicial, la explosión, se fragmentó en miles de microluchas que están luchando por microutopías concretas. Pero en cualquier momento, gracias a estos vínculos, el meteorito se junta de nuevo y explota. Se ha creado un lobby ciudadano brutal, descentralizado, incomprensible para muchos. Además, está construyendo nuevos imaginarios y ha dado la vuelta al pesimismo generalizado que reinaba en España. Las redes de afectos creadas son la base de una nueva era, los cimientos de otro país que está renaciendo desde bajo. La influencia que el 15M tiene en todo el mundo es muy grande. Choca un poco ver a algunos políticos despreciando al 15M cuando algunos de los pensadores más influyentes de nuestra época lanzan elogios.

Y evidentemente, la pregunta obligada, ¿cómo ve el futuro del movimiento? ¿Cree que avanzamos hacia una democracia en la que internet, y en consecuencia las “redes sociales”, tendrá tanto poder e importancia como los votos en papel?

Lo que falta, quizá, es ir creando prototipos políticos, participativos, distribuidos, que sirvan de ejemplo a los Gobiernos. Curiosamente, el Propongo de Tomalaplaza, una web donde los ciudadanos podían enviar propuestas, ha sido adoptado como modelo por el gobierno de Rio Grande do Sul, uno de los más fuertes de Brasil, que ha creado el Gabinete Digital con una herramienta parecida. Creo que el 15M, ya sea un estado de ánimo, un diagnóstico o una despertar colectivo, tiene que crear imaginarios sólidos, diferentes, para una nueva época donde no existe la utopía en mayúsculas. Creo que uno de los caminos es trabajar la idea de democracia en red, una democracia distribuida en el territorio, descentralizada, donde las redes de ciudadanos cocinen juntos proyectos, recetas y soluciones sobre espacios compartidos. La democracia en tiempo real, esa participación intensa que tiene el feed de las redes sociales como modelo, es otro imaginario viable que el 15M ha entendido bien. Que la democracia tenga la frescura y horizontalidad de Twitter será una cuestión de tiempo. Años o décadas, pero llegará. Creo que el 15M forzará la llegada a este nuevo modelo democrático más participativo e interactivo. Más que redes, me gusta hablar de sociedad en red. Existen ya herramientas digitales para la participación en la mayoría de las decisiones políticas. Lo que falta es actitud.

Vienes a decir que has citado lo que has querido sin atribuirlo a sus fuentes a pesar de que eres periodista. tú crees que está reñida la libre circulación de ideas con el hecho de atribuirle a cada uno lo que ha creado de su propio cerebro?

La mayoría del libro es invención, es imaginación mía. Hay una buena parte del libro inspirado en un flujo del pasado. Las citas se citan de diversas maneras. Clásicamente, con comillas. O firmando los comentarios con un nombre (Pierre Levy, por ejemplo). Cuestiono un poco dónde está el límite de obra original y creación. Si un pensador pomposo usa citas del pasado, es un intelectual. Si lo hace un escritor gamberro, como Agustín Fernández Mallo, la viuda de Borges le obliga a retirar su remake de El Hacedor, algo patético y que deja en evidencia el sistema de derechos autorales. En el libro, además, hay alguna cita falsa, falsos escritores que nunca existieron. Quien lo encuentre que me avise. A lo mejor un día descubrimos que PLatón nunca existió y que fue una broma de Aristóteles usada para lavarse las manos.

Vas en contra de la RAE y Cedro, crees que ellos irán contra ti?

Más que contra. Cuestiono un poco su existencia, y más que eso, la gestión que han venido realizando durante estos años. CEDRO, eso sí, tiene una biografía algo menos escandalosa que la SGAE. La SGAE es una rémora, una distopía clara, una huella cutre del pasado. Además, un nido corrupto de retrógrados. No han entendido nada. En lugar de defender a los autores, se han limitado a defender a sus amiguetes ,a la élite de la institución y a la industria del plástico. Quien se dedica a comerciar un soporte, y no un contenido, acaba siendo una especie de traficante. Da mucha pena que el nuevo Mr. Sgae diga que la banda ancha no es necesaria, porque sólo ayuda a la piratería. ¿Necesaria? Hombre, no. Ni la rueda ni la penicilina ni el teléfono ni Internet fueron necesarios en su día, pero…

“Un libro que puede ayudar a la industria editorial a buscar nuevos horizontes y fórmulas que combinen la creación individual, el lucro empresarial y las nuevas formas de narrar/crear /distribuir en Red. Un libro, en definitiva, que marcará un antes y un después en la historia de la literatura de nuestro país”. Por qué? En qué rompe tu libro con todos los demás? Y por qué crees que un libro va a tener tanta influencia en un sector al que parecen no influirle ni las cifras de ventas?

En este pedazo del epílogo del libro estoy jugando. Hago una broma con 24H según la SGAE y otra “según un crítico bondadoso”. Claramento está exagerado. Sería un sueño, desde luego, que este libro significase un antes y un después en la industria. Creo que #24H es un un virús troyano en el sistema. Quiero entenderlo como eso. Un virús que quiero que infecte a la industria, al sistema operativo del sistema. Un virús que es una excusa. Una excusa para hablar de copyleft, de creación colectiva, de otros modelos de negocio, de distribución. No me interesa tanto que se hable de mí y de 24H como de los asuntos que toca. Y bueno, sí influirán las ventas. Si vendemos lo suficiente (en digital muy barato, a 1,99 euros) probaremos que se puede hacer negocio con precios asequibles y que liberar la copia y que circule el libro es bueno hasta para el negocio de la industria.

¿Crees que por el hecho de estar basado en Internet un libro puede tener ahora mucha mayor acogida? Qué aportan las redes sociales al ámbito de la literatura?

Sin lugar a dudas. El libro lo podrá leer cualquier persona del mundo. Basta saber español y tener acceso a Internet. La distribución deja de ser un obstáculo. Si sólo estuviera en papel sería una tarea casi imposible. Internet facilita, democratiza, el acceso a la cultura. Elimina el intermediario (casi) y convierte el mundo en un barrio. ¿Redes? El boca a boca , antes, se hacía en la fila del cine, en el metro o en los bares. Ahora, es infinitamente más fácil. Nos fiamos incluso más de lo que nos cuenta nuestro amigo que de los medios. Será un boca a boca híbrido entre periodistas y ciudadanos. Sin lugar a dudas que las redes van a ayudar muchísimo! Además, las redes posibilitan la mezcla, la circulación de la obra. Aunque las redes son apenas una parte de la Red. Internet, el P2P, por ejemplo, es el mejor amigo de una obra. Cambiar información, copias, es no sólo un derecho sino una actividad que enriquecen al creador, a la obra. el P2P es la mayor revolución de la historia.

Crees que los lectores españoles están preparados para este tipo de literatura, para implicarse y reutilizar el libro con cualesquiera fines?

Sin duda. No todo el mundo. Pero en España hay una cultura libre, copyleft, fortísima. Es uno de los países del mundo más activos y fuertes en cultura libre. los jóvenes, todo lo que está alrededor del 15M, está a la vanguardia de muchas cosas Y creeme que estoy circulando por el mundo y veo como en ciertos asuntos (cultura libre, innovación social) el mundo mira a España con mucho respeto. quien no está preparado para 24H es la industria. No creo que entiendan la sala de remezclas ni la estrategia de lanzamiento que hemos diseñado.

No te da la sensación de que a veces sobrevaloramos el poder que tenemos porque en las redes nos relacionamos con gente que parece estar en nuestra misma cuerda pero luego se comprueba que la mayoría de la sociedad española está aún a años luz de nuestros deseos y nuestros experimentos?

Pues no estoy de acuerdo. Puede ser que exista un porcentaje alto de España, de una población de mayor edad, más analógica, que no encajen con nuestros deseos. Pero a mí las redes, Internet, me ha servido para encontrar gente maravillosa, fresca, creativa, increíble. En los últimos tiempos he conocido en Twitter a tanta gente increíble que les considero parte de la familia. Cuando he ido conociendo a algunos de ellos en persona, es como si les conociese de toda la vida. Sé cómo piensan, qué les inquieta, qué pueden aportar a la sociedad. A veces me siento más cerca de la gente a la que sigo en Twitter (o que me sigue) que de amigos de toda la vida. Creo que España, . Infelizmente, los medios, nuestros patéticos gobernantes, la industria cultural, los intelectuales que frecuentan los canapés, no entendieron nada y desprestigian a la generación más rompedora de la historia reciente: la quincemayista. Y muchos están rumbo al exilio.

cómo ha difuminado Internet las distancias, las fronteras. Y cómo ha alterado la forma de contar historias, bajo tu punto de vista? Qué nos aporta?

Marshall McLuhan hablaba de la aldea global mucho antes de que existiera ese fenómeno. Ahora, hace años que es una realidad. Las fronteras son etéreas, ficticias. Es un mundo fragmentado, un espacio de flujos, del que habla Manuel Castells. Podemo sentirnos más próximos a una persona que vive a 10.000 quilómetros que de nuestro vecino. Yo participo, por ejemplo, todos los miércoles en el encuentro Thinkcommons, vía streaming. Participo en el chat con una comunidad que está en varios países. Asisto en VLC vía streaming a muchas sesiones del Media Lab Prado Madrid, entre otras cosas. Me siento parte de ello a pesar de vivir a 10.000 km. A la forma de contar historias… uf, pues todavía no hemos valorado lo suficiente esto. Puede afectar nada (un escritor que publica en papel, con copyright) y que odia que nadie haga nada después de su obra. Pero puede afectar muchísimo. Si incorporas a la comunidad en el proceso de creación (yo lo he intentado) el resultado es imprevisible. El mismo formato novela, cuento, puede sufrir mutaciones imprevisibles. 24H, con formato/flujo, blog, es una prueba de ello.
Hemos pasado de la aldea global al planeta barrio.

Qué aporta #24h, teniendo en cuenta que después de todo lo anterior dices “No tiene el menor interés para la sociedad , o sea, para nosotros”. ¿Entonces, para qué escribes un libro con tanta carga crítica, social y política, y más basado en el 15M?

Ese comentario pertenece al “24H según la SGAE”. Es satírico. O sea, no interesa nada a la SGAE , a CEDRO, a los que se piensan representantes de la cultura, para el poder. Para la sociedad , los ciudadanos, cualquier lector, creo que tiene interés. #24H podría ser un estado de ánimo, una atmósfera de la crisis, de los motivos que calentaron las revoluciones de 2011. Allá están todos los elementos, creo, recopilados de una forma poética y macarra al mismo tiempo. En una parte del libro, un personaje le dedica un parrafito a James Joyce y a su Ulises. Le dice algo así como, “Joyce, eres el pasado. Tu monólogo interior se llama Twitter y es colectivo”. Ni siquiera las técnicas narrativas clásicas, del siglo XX, el monólogo interior como una forma de aproximación subjetiva a un mundo caótico, me parece válida. Tenemos que buscar nuevas formas narrativas. 24H es un intento.

Si tuvieses que definir en cuatro líneas #24H, ¿cómo lo harías?

Es la recreación de un día en un planeta que se llama Internet. Un relato que tiene un formato digital (blog) y que pretende legitimar una nueva forma de contar historias, una nueva forma de relatos, el nuevo tiempo fragmentado de Internet. Además, pretende retratar el paisaje de la eclosión social de 2011 y cuestionar los viejos hábitos de la industria editorial.

Comentas que tu libro es “un experimento de marketing, formato, distribución y licencias”, ¿por qué optar por una forma de lanzamiento tan original? ¿Crees que romper con los pasos tradicionales en el campo de la edición es algo que está abierto a todos los autores o sólo libros ‘distintos’ (el tuyo también parte de una propuesta muy original) pueden lanzarse con una propuesta tan radical?

Está abierto a todo el mundo. Quien no lo haga es porque no quiere. Cierto que las editoriales clásicas tienen cierto pavor del nuevo mundo. E incluso mucho desconocimiento. El ebook en España es todavía un gran desconocido. Lo peor de todo es que rigen las viejas formas de hacer las cosas. Copyright. Un pequeño adelanto editorial en concepto de derechos de autor y un 10% para el autor. No tiene ningún sentido que en formato ebook la editorial siga quedándose con un 90%. Además, lo que no han entendido que la circulación de la obra beneficia al propio negocio de las ventas. Se han enquistado en la definición de piratería, totalmente tendenciosa, y no han entendido nada.

Arrancaste la campaña de lanzamiento del libro con Pay with a tweet (un tweet, parte del libro gratis). ¿Qué respuesta has obtenido por parte de los lectores? ¿Quién fue o qué título fue tu inspiración para lanzar esta campaña en Twitter?

Pues hemos tenido bastantes decargas y sobre todo, ha circulado bastante en Twitter. Todas estas personas que están leyendo el libro ahora son críticos. O sea: cualquier lector es el mejor crítico literario. Espero que después, mucha gente se anime y compre el formato ePub, enriquecido, con vídeos, música. Incluso habrá gente que lo compre en Bubok y Lulu, en papel, porque también acepta una lectura lineal y en papel. El lector se pierde los links, pero con un ordenador cerca lo resuelve. DRP-Barcelona es una editorial vanguardista y está muy pendiente de nuevas formas de marketing. La verdad es que no teníamos un libro de referencia que usase este sistema. Nos gustó, simplemente, la posibilidad de hacerlo así.

Muchos autores, sobre todo autoeditados, hablan del gran empuje que está teniendo en el lanzamiento de sus libros y de su campaña como autores las redes sociales. ¿Crees que el mundo de la literatura y la edición en general están viendo como sus esquemas se fracturan por culpa de las redes sociales? ¿Están los lectores tomando el control de lo que quieren leer gracias al social media?

Creo que sí, cada vez más. Todavía los críticos, revistas, medios especializados, tienen peso. Y lo entiendo. Una persona que lleve toda la vida hablando de libros, sin duda, que tiene mucho que decir. Pero también cualquier lector es un crítico en potencia. Hemos vivido siglos bajo el mandato cultural de una élite que nos decía qué libro era bueno y qué libro no, qué era cultura y qué no. Eso ha cambiado radicalmente en los últimos años. Por un lado, este boca a boca de las redes, que ha dinamitado las campañas de marketing de los fabricantes de best seller. Cualquier libro, si engancha y resulta interesante, puede ser multitudinario. O simplemente llamar la atención y cuestionar algo. Ocurre en la literatura, pero está ocurriendo en todo. EL paradigma del experto tiene que convivir con la inteligencia colectiva. No les queda otra. Lo que no entiendo es que una buena parte de la industria cultural vea Internet, las redes y los formatos digitales como enemigos.

Eliminar las editoriales de la ecuación, los filtros, ¿no nos condenará a los lectores a sumirnos en una avalancha de novedades editoriales que no siempre tendrán la calidad literaria suficiente? ¿O actuarán los mismos lectores como filtro para otros lectores?

¿Pero de verdad pensamos que el aluvión de títulos de la industria son libros buenos y necesarios? ¿que la música pop de pésima calidad que se hace en España es buena? Durante muchos años nos han intentado convencer de que lo que publicaban era bueno. Y no siempre es así. Los best sellers, aunque no todos, son el mejor ejemplo de producto creado, artificial. Entendido como eso: un producto comercial. Mientras la industria impone a Bisbal, hay millones de amantes de la música escuchando en internet otro tipo de música más alternativa. Los lectores serán filtro. Aunque el filtro es una ecuación oblicua entre lectores, masa, críticos, personas con más reputación digital y medios. Me parece, sin duda, un paradigma mucho más interesante que el que hemos vivido estos años.

Volviendo a tu libro, ¿qué es exactamente la mesa de remezclas y qué aportará a los lectores?

Hemos habilitado gracias a la herramienta booki.cc (http://www.booki.cc/24h/_info/) una sala para que cualquier persona pueda hazer un remake, una nueva versión de libro. Que pueda mejorarlo, cambiarlo. Por un lado es una llamada de atención a la industria que entiende una obra como un producto cerrado y la inspiración como algo exclusivamente individual. Todos los grandes autores se inspiraron en el pasado. Los grandes libros místicos, todos, de la Biblia al Ramayana, era relatos colectivos que alguien escribió. Quiero llevar a la literatura a un terreno, la remezcla, que la pintura, el cine o la música ya conocen. Además, tener licencia Creative Commons es una apuesta y una forma de denunciar que el copyright es un velo talibán en la mayoría de los casos. El caso de Agustín Fernández Mallo, que se vio obligado a retirar del mercado un remake de El Hacedor, de Borges, por María Kodama, la viuda del escritor. Un sinsentido, porque Borges fue el gran genio de la literatura link. Le deberían explicar que la copia, la cita, es una prueba de amor, de admiración. Además, que el remake se hace desde que el mundo es mundo.

Y ¿qué hace que este título no sea ‘uno más’ de los libros que toman el 15M como punto de partida?

Pues tal vez porque no es un punto de partido y sí un punto de llegada. No es un libro sobre 15M ni lo pretendo definir ni calificar. Más que eso, retrato un paisaje de los últimos años, de Wikileaks a Anonymous, de la Ley Sinde a Democracia Real Ya, la crisis, las redes…. con un enfoque diferente, de ficción, además, y un formato que refleja mejor lo que está pasando en el mundo y las redes que la linealidad del papel clásica.. Si lo hubiera escrito en el siglo XVIII #24H sería un diccionario enciclopédico; si hubiera sido en mayo del 68 sería una novela existencialista. Hoy sólo me ha salido en formato blog.

¿Cómo surgió tu inquietud de elaborar este proyecto?

Pues como casi todas las cosas serias en esta vida, empezó como un juego. Allá por 2007, con el surgimiendo de Second Life (y dos años después de mi aterrizaje en Orkut, mi primera red social) comencé a interesarme por las relaciones político-sociales en el mundo virtual y sus puentes. Asistí con entusiasmo a la primera manifestación virtual (frente a la sede de IBM Italia en Second Life). También por las narraciones colectivas. El formato blog, esa rueda, siempre me pareció un flujo imprevisible e interesantísimo. Empecé a escribir lo que hoy es 24H (que no tenía título) en 2007. Lo aparqué. Lo retomé tras la explosión de la primavera árabe. Y tras el 15M y su explosión de redes no tuve otro remedio que encerrarme un mes en un apartamento sin internet (sólo tenía en el móvil) para parir 24H. Tenía claro que quería cuestionar por un lado el formato de libro cerrado que se entiende como un objeto. Por otro, buscar nuevos modelos de distribución y de negocio, nuevos caminos de libros digitales. Lo más importante quizá es considerar el libro como una obra open source, como una creación de código abierto. Los programadores de software libre comparten el código. Lo mejorar rescribiéndolo. #24H pretende ser una línea línea de una narración mayor. Cualquier persona puede remezclar el texto.
¿No había antedentes similares en tu escritura?

No conozco muchas experiencias similares. El Sur, de la española Silvia Nanclares, va por ahí.
Considero que el copyright es un velo talibán para una obra creativa. Por eso lo hemos licenciado con Creative Commons, copia y obra derivada liberadas. La literatura es la última de las artes que ha caído en el remix. Duchamp o Picasso aplicaron la inspiración-remix del pasado al vuelo. La música – a pesar de la industria – ya entendió qué es la remezcla. Espero que la literatura poco a poco entre en este juego.

¿Tienes algo anécdótico sobre tus principios en la narrativa? para compararlo con lo que eres hoy en día.

Pues yo comencé a escribir de niño. Recuerdo que gané algún concurso de cuentos en el colegio. Una vez gané un Atlas de premio. Me encantaban los mapas, los ríos, la geografía. Mi madre me dijo que lo devolviese, que ya tenía otros. Pero yo ya había pintado de azul unos garabatos para quedármelo. Después seguí escribiendo cosas y cuentos de adolescente. El periodismo me dio músculo y técnica en la escritura. Fue una ejercicio fundamental. Curiosamente, #24H tiene muy poco que ver con mi primer libro, Calle Amazonas, un libro de crónicas periodísticas. El lenguaje de internet, los blogs y más recientemente las redes sociales, han estado muy presente en mi vida. Por eso, todo desembocó en este libro #24H. Por un lado, algunas experiencias mías están presentes. Por otro, todos los nuevos lenguajes y formatos de Internet.

¿Por qué elegiste estas 24 horas, explícame un poco más esta línea de tiempo, los aspectos de la temporalidad?

#24H es una ficción sobre la sociedad en red con el movimiento 15M (Indignados) de fondo. Recrea un día en el ciberespacio entre el 16 y el 17 de mayo, justo cuando la Puerta del Sol se llena de indignados. Elegí ese día porque fue un día de transición. El 15 tuvo lugar una manifestación gigante en todas las ciudades de España que había sido convocada por redes sociales. Los medios clásicos la ignoraron. Tuvo que llegar el Washington Post, publicar una nota, para que la prensa española se enterase. El 17 fue el día en el que la Puerta del Sol de Madrid explotó y se llenó. En cuanto a la temporalidad.
Si hubiera escrito #24H en el siglo XVIII tendría formato de Diccionario Enciclopédico (supongo), si lo hubiera escrito en mayo del 68 sería una novela existencialista. En 2011 sólo puede tener este formato de blog-libro. Hace un tiempo que pienso que la linealidad – impuesta por el cristianismo y refrendada por la Ilustración – no tiene más sentido en un mundo dominado por los espacios de flujos, por los tiempos fragmentados. La estructura de los relatos ha mutado. Por un lado, hacia el uso-remix-creación colectivos. Por otro, hacia un nuevo relato multimedia, compuesto de partes de naturaleza diferentes. #2
4H podría ser una novela coral con un protagonista múltiple. Los asuntos de los que se hablan en 24H – participación política, redes, nuevos modelos, espacio público, creación colectiva … – creo que son los grandes asuntos del siglo XXI

Un día en You tube tiene 50.400 horas de vídeo, señalas ¿Cuántas las hay en realidad, en la literatura, y en este blog off line?

Como toda ficción, tiene una base real (incluso tweets reales).
Según lo fui escribiendo fui colgando pedazos en mi blog personal (alfacentauro.info). Incorporé algunos comentarios al libro-blog. Pero en el relato hay un 70% de imaginación, de ficción. Incluyo citas de otros escritores, con formatos diferentes. También hay un pedazo de reapropiación, de remix. Todo forma parte de una obra única e insustituible. No hay otro igual. Cuestiono un poco dónde está el límite de obra original y creación. Si un pensador pomposo usa citas del pasado, es un intelectual. Si lo hace un escritor gamberro, como Agustín Fernández Mallo, la viuda de Borges le obliga a retirar su remake de El Hacedor, algo patético y que deja en evidencia el sistema de derechos autorales. En el libro, además, hay alguna cita falsa, falsos escritores que nunca existieron. Quien lo encuentre que me avise. A lo mejor un día descubrimos que Platón nunca existió y que fue una broma de Aristóteles usada para lavarse las manos.

No es exactamente sobre 15M pero es el punto de partida, ¿qué opinas de esto?

Tal vez el 15M no sea el punto de partido y sí un punto de llegada. No es un libro sobre 15M ni lo pretendo definir ni calificar. Más que eso, retrato un paisaje de los últimos años, de Wikileaks a Anonymous, de la Ley Sinde a Democracia Real Ya, la crisis, las redes…. con un enfoque diferente, de ficción, además. Si es cierto que el #24H puede ser considerado como la arqueología de una época. En él están todos los cambios sociales, tecnológicos, que han propiciado las revoluciones 2.0. Quien lo lea, fíjate, entenderá un poco más el movimiento #YoSoy132 de México, y eso que lo escribí un año antes.

¿Cómo te identificas con ellos, los “Indignados”, hacia dónde crees que vaya todo esto, España?

Totalmente. Ya participé en el pre 15M, durante unos meses, intenta contar cosas que estaban pasando, movimientos en red, ignorados por los medios. Sin lugar a dudas, el 15M es una máquina de innovación social, de acciones, de redes de apoyo, de solidaridad. Es la vanguardia de la tecnología social de Europa. Es un movimiento vivo que todos los días tiene acciones, que ha conseguido cambiar el estado de ánimo en medio de la crisisy que incluso propone cosas concretas. Casos no faltan. Desde StopDeshaucios, que ayuda a que la gente endeudada con los bancos no pierda su apartamento, hasta bibliotecas colaborativas como Bookcamping.cc, pasando por muchas cosas.
Está creando un estado paralelo, vivo, de intercambios, una sociedad P2P de la que hablan pensadores como el belga Michel Bauwens o el estadounidense Jochai Benkler. Curiosamente, mientras los mass media intentan desacreditar al 15M, el Propongo de Tomalaplaza (la plataforma web del 15M), una web donde los ciudadanos podían enviar propuestas, ha sido adoptado como modelo por el gobierno de Rio Grande do Sul, uno de los más fuertes de Brasil, que ha creado el Gabinete Digital con una herramienta parecida. Creo que el 15M, ya sea un estado de ánimo, un diagnóstico o una despertar colectivo, está creando imaginarios sólidos, diferentes, para una nueva época donde no existe la utopía en mayúsculas.

Leí un texto tuyo sobre la adhocracia, me resultó muy interesante, ¿ este concepto también parte, aunque señalas que fue creado en 1964, de esta nueva necesidad de cambio en las democracias, de tus señalamientos en #24H, cómo ves esto?

Sin duda, la democracia representativa está estancada. Ha generado una burocracia gigante, obsoleta. Una maquinaria de partidos verticales que ya no representan al pueblo. El parlamentose ha convertido en un objeto cerrado y poco participativo. Por eso, el concepto de adhocracia cotiza al alza. Equipos multidisciplinares, flexibles, rotativos, para resolver problemas colectivos de una forma más ágil. Creo que uno de los caminos es trabajar la idea de democracia en red, una democracia distribuida en el territorio, descentralizada, donde las redes de ciudadanos cocinen juntos proyectos, recetas y soluciones sobre espacios compartidos. La democracia en tiempo real, esa participación intensa que tiene el feed de las redes sociales como modelo, es otro imaginario viable que el 15M ha entendido bien. Que la democracia tenga la frescura y horizontalidad de Twitter será una cuestión de tiempo. Años o décadas, pero llegará. Creo que el 15M forzará la llegada a este nuevo modelo democrático más participativo e interactivo. Más que redes, me gusta hablar de sociedad en red. Existen ya herramientas digitales para la participación en la mayoría de las decisiones políticas. Lo que falta es actitud.

¿Qué tanto hay de México?, mencionas a Pancho Villa y al subcomandante Marcos.

Pues México es un lugar muy importante en mi trabajo, en mi trayectoria y en mi vida afectiva. Uno de los países más cercanos , junto España y Brasil, donde he vivido unos años. En el libro aparece una parte de mi visita a Chiapas, donde conocí a los movimientos sociales y a los Zapatistas. El subComandante Marcos aparece bastante, porque eligió una narrativa que anticipó mucho las revolucions 2.0. Se definía como apartidario ya. Era transversal (Marcos es una anarquista en España, un palestino en Israel… ) También agregador: “tras el pasamontañas no estamos nosotros, están ustedes”. Fue bastante mal entendido en su época. Claro que también cometieron errores. También aparece la Ciudad de México, pues viví “la gripa” en México y escribí incluso sobre ello. Retrato la Ciudad de México desierta en medio del caos, mientras todo el mundo tuiteaba o estaba en las redes sociales. México está presente, vaya.

Al ver tu trabajo lo primero que recuerdo es a la cubana Yoani Sánchez, quien en su blog Generación Y, expone con el uso de las herramientas de internet, lo que está viviendo, y una narración que me es imposible comparar con lo que estas haciendo. ¿Qué opinas de esto? ¿Consideras, en este sentido, que desde hoy y hacia el futuro la narrativa estará destinada a estas otras formas, un alejamiento a lo convencional?

Vivimos una explosión de formatos transmedia. Relatos y contenidos que fluyen con formatos híbridos y diferentes por diferentes plataformas. Ha cambiado todo. No significa que dejará de haber novelas o cuentos. Simplemente hay otros formatos válidos. Antes la fotografía dialogaba con el cine, la literatura con la música. Todo era más cerrado. Ahora todo dialoga con todo. En un tweet cabe una foto un vídeo, texto, música. En 140 caracteres!

(Sobre tu reseña) No sabes aún lo que es?

Podría ser un libro-blog. O una novela coral 2.0 Quizá sea más interesante que el lector lo defina como quiera. Lo definí hace poco como un “virus troyano”. Entender #24H como un virus que aspira a colarse en la industria, en la sociedad, para expandir ideas, formatos y nuevas prácticas. Un virus bueno, obvio. Lo mejor será que lo remezcle en la sala de remezclas que tenemos habilitada para que los lectores sean Djs de palabras.

¿Por qué llamarte casi autor (en tu reseña)?

Por un lado para cuestionar el mito del “autor” como algo solemne. La inspiración viene de las musas y el autor es un tipo endiosado, que se cree superior al resto y que tiene una barrera brutal con el público y las masas. Pues no. Por otro, para cuestionar eso de que la inspiración es algo individual, exclusivamente personal. Todos bebemos del pasado, de un flujo creativo de siglos, de milenios. La Biblia o el Ramayana de la India son un conjunto de historias colectivas recopiladas 🙂 Ser (casi ) autor es una provocación. Me gustaría ser un autor diluido en el tiempo, que el libro se despedace y se convierta en una narración compartida y co-creado por mucha gente.

¿Por qué intentar hacer un ebook de algo que ya está en la red, exponer un fenómeno que está a la mano todos los días?

Como decía antes, hay una buena parte de creación mía, de ficción. He recopilado todo de una forma aparentemente lineal, que se lee más o menos cómodamente. En la red hay muchas cosas, pero dispersas. Pero también la labor del “curator”, de juntar, remezclar y presentar contenido en un formato así es válida. Además, #24H es un blog imaginario. Y utópico! Es más activo, creativo e imprevisible de lo normal.

Sobre lo que llamas fake, qué opinas de esto en ese planeta llamado internet, un fake que abunda, que a la vista no sabemos distinguirlo.

Es parte del juego. Algunas de las verdades que tomamos como absolutas a lo mejor son mentira. Algunas de las obras que tomamos como míticas, puede que sean un fake de algo. Lo fake sólo existe porque algunas personas lo consideran así. Lo mismo con la obra auténtica. Duchamp dejó muy claro eso con sus ready made. Si él decía que un paraguas era una obra de arte y el público y crítica lo aceptan como obra de arte. Entonces, es obra de arte. Lo fake tiene un lado peligroso, claro, en la información. Hay que verificar siempre la fuente y no dar por válidos rumores o mentiras. En la creación artística es más flexible e interesane.

¿Crees que para los lectores de hoy será más fácil adentrarse este tipo de lectura, en un ebook que en los formatos tradicionales? , ¿cómo lo ha recibido la gente, y es distinto en otros países?

El público y lo lectores están mucho más preparados para una obra así de lo que pensamos. Casi todos los formatos fueron una bomba en sus inicios. Las canciones pop de 3 o 4 minutos, con estribillo fueron una gran novedad en su época. La poesía libre sin métricas. Creo que, evidentemente, los lectores de blogs y de Internet están mucho más preparados que otros para estos nuevos formatos. En España ha tenido una buena y cálida acogida. Está surgiendo un debate alrededor de #24H sobre escritura colectiva, ¡que es lo que más me interesaba!

¿De qué manera los mexicanos, pueden conseguir #24H desde aquí?

Pues se puede comprar en papel con el sistema Print on Demand en Bubok y Lulu. Al ser Lulu una empresa estadounidense, creo que no será tan caro el envío. En formatos digitales lo tenemos disponible a 1,99 euros. En ePub para Ipad y en Mobi para Kindle. En breve estará disponible en Amazon. De momento, en este link se pueden conseguir todos los formatos
http://www.dpr-barcelona.com/index.php?/projects/dpr-books/


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: