Posteado por: Bernardo | abril 15, 2012

Soñé que era un Dj de calles (ciudades copyleft)

*Este texto fue publicado originalmente en Paisaje Transversal y en 20 Minutos. Las imágenes, con licencia Creative Commons, provienen de las galerías de Flickr de Immaginoteca y Rafeejewel

Hace unos días soñé que era un Dj de calles. La ciudad yacía sobre una mesa de mezclas. Cogía pedazos de plazas, fragmentos de calles, y los mezclaba con desparpajo. Nada como agarrar la piel verde de un parque y colocarla sobre un surco del vinilo (sobre una avenida). La ciudad, vuelta tras vuelta, nunca era la misma. A veces, bastaba con volver atrás (scrath)  para mejorar la remezcla. Otras, mejor avanzar. Buscar una variante diferente.

Confieso que antes del sueño devoré un cóctel explosivo durante varios días: releí El derecho a la ciudad (un ensayo urbanístico Henri Lefebvre  y Software libre para una sociedad libre (un conjunto de escritos y conferencias de Richard Stallman). Lefebvre afirmaba que lo “urbano es obra de ciudadanos” y no “una imposición del sistema”. La ciudad,  decía,  no es “un libro ya terminado”, sino “el lenguaje de los individuos”. Y no es sólo un lenguaje “sino una práctica”.

Richard Stallman, fundador del movimiento del software libre , afirma que “la libertad y no solo la tecnología es importante”. Por eso golpeó a la licencia copyright con sus propias armas. Creó la licencia copyleft que libera la copia y la remezcla de un programa informático exigiendo que quien lo use tenga que utilizar la misma licencia abierta. Stallman abrió una puerta: la de la cooperación entre individuos. Los programadores con software no propietario trabajaban juntos en red, mejorando algo por el bien común. Como los ciudadanos haciendo urbe en la práctica. Como los artistas liberando sus obras. “La visión de un regimiento de hackers manos a la obra – escribía Stallman – constituye una fuente de alivio y alegría y pienso que la ciudad sobrevivirá por el momento”.

Relacionar a Lefebvre y a Stallman no es un capricho. Es una intuición infalible. Algo totalmente lógico. Stallman tiene claro que el software libre no es un producto: es un movimiento social. Lefrebvre sufría viendo la ciudad “convertida en objeto de consumo”. Stallman afirma que “un buen ciudadano es aquel que colabora, no aquel que logra éxito cuando roba a los demás” (mercado propietario). Lefrebvre exalta el “valor de uso” (el goce, la belleza) frente valor de cambio (los mercados y sus exigencias). Y lo más revelador, ambos vislumbraron un mundo gobernado por corporaciones oscuras y objetos privatizados. “Lo más importante es resistir a la tendencia a dar poder a las compañías en detrimento del público”, decía Stallman. “La ciudad es la proyección de la sociedad global sobre el terreno”, aseguraba Lefebvre. Software libre para una sociedad libre. Software libre para una ciudad libre.


Sigamos jugando. Imaginemos a Lefebvre programando. O a Stallman pensando la ciudad. Apliquemos la definición de software libre a una urbe. Con un matiz: sustituyamos la palabra “programa” por “ciudad”. Juguemos:

Libertad 0. Libertad para ejecutar la ciudad sea cual sea nuestros propósito

Libertad 1. Libertad para estudiar el funcionamiento de la ciudad y adaptarlo a tus necesidades – el acceso al código fuente es condición indispensable para eso.

Libertad 2. La libertad para redistribuir copias y ayudar así a tu vecino.

Libertad 3. La libertad para mejorar la ciudad y luego publicarlo para el bien de toda la comunidad.

Podríamos cambiar “programa” por “calle” o “plaza”. “Libertad para ejecutar la plaza sea cual sea nuestro propósito…”. El copyleft sería la licencia legal que garantizaría este “valor de uso” lefebvriano de la ciudad. El copyleft garantizaría una ciudad / software libre. Permitiría “la libre distribución de copias y versiones modificadas de una ciudad, exigiendo que los mismos derechos sean preservados en las versiones modificadas”. El código fuente – la esencia de la urbe, su entramado, su funcionamiento – estaría a la vista. Sería modificable. Mejorable colectivamente. El intercambio entre usuarios P2P (peer-to-peer) se convertiría en un Plaza2Plaza, en un Parque2Parque.

Esta hipótesis retro-futurista no es ciencia ficción. Inspirados en el software libre, Rahul Srivastava y Matías Echenove, del brillante e inclasificable estudio Airoots, escribieron en 2008 sus 12 principios para una arquitectura de la participación. Y  existe incluso una licencia abierta específica para ciudades. El escritor Matthew Fuller y el urbanista / diseñador Usman Haque (creador de Pachube)  se han atrevido a proponer una licencia para la construcción y diseño de ciudades de código abierto: el Urban Versioning System 1.0.1 (UVS). En el escrito los autores despedazan los paradigmas de la arquitectura espectáculo y el urbanismo que trabaja con objetos de fórmula cerrada: “UVS reconoce que el mundo está construido por sus habitantes en cada momento”, “La gente llevará  el diseño, de una forma colaborativa, en direcciones nunca imaginadas”, “Sólo un modelo de construcción que es capaz de perder su trama es adecuado”.

Esta soñada ciudad copyleft acabaría con aquellos “consumidores de productos y espacios” de Lefebvre. La adhocracia multidisciplinar de “amateurs” acabaría con la burocracia urbanística. La ciudad post it liquidaría la ciudad definitiva convertida en objeto de consumo. La urbe dejaría de ser un producto de fórmula cerrada para ser una Zona Autónoma Temporal con una trama colectiva en construcción. Y nada mejor para aterrizar el concepto de ciudad copyleft que repasar prácticas ya existentes, líneas de código que ya están siendo escritas.

Una ciudad copyleft es una plaza abierta, participativa, cuyo código fuente está escrito colectivamente (proyecto Wikiplaza). La ciudad copyleft es un espacio urbano gestionado  y mejorado en red (proyecto Esto es una plaza). La ciudad copyleft es un conjunto compartido de datos abiertos sobre los presupuestos de cada barrio (proyecto Mon Quartier). O una visualización de qué camino realiza la basura desde que sale de casa (proyecto Trash Track).

La ciudad copyleft será – ya está comenzando a serlo – una co-creación colectiva en eterno estado beta (en fase de desarrollo). Una imprevisible sesión de un Dj mash up que une pedazos de melodías y ritmos ya existentes con total libertad creadora.

*Este artículo pertenece al proyecto #guerranarrativa que pretende crear imaginarios, teoría y nuevos imaginarios contra las metanarrativas del sistema. Todos los textos se distribuirán con la etiqueta de Twitter #Guerranarrativa. Cualquier persona puede participar.   

Posteado por: Bernardo | abril 8, 2012

De las redes centralizadas a las distribuidas

 

“Bajo toda arquitectura de información se esconde una estructura de poder”. Así de contundente era uno de los dichos más repetidos del grupo ciberpunk español en los años noventa. “Toda arquitectura de red esconde una estructura de poder”, podríamos remezclar en la supuesta era de las redes sociales. Un detalle: redes sociales existen desde la noche de los tiempos. Medios sociales (el tan desgastado social media), desde las pinturas rupestres. ¿Qué aporta Internet, pues, al añejo mundo de las redes? Nada mejor para hacer un básico repaso que la topología de las redes que hizo Paul Baran, uno de los padres de Internet. Usando de base la excelente entrada Topologías de red de la Indianopedia del Grupo Cooperativo de las Indias, hago un breve repaso a los tres tipos básicos de redes. Tres tipos que, de momento, conviven e incluso se mezclan.

RED CENTRALIZADA. Todos los nodos, menos uno, son periféricos y sólo pueden comunicarse a través del nodo central. La caída del nodo central priva del flujo a todos los demás nodos. La red separa emisores de receptores. Y se  rige por el principio del “conocimiento” (el receptor conoce el mensaje del emisor). El nacimiento de los periódicos o de los clubs políticos son dos buenos ejemplos de red centralizada. La televisión que emite mensaje unidireccional, la publicidad clásica o un Estado centralista son redes centralizadas.

RED DESCENTRALIZADA. Aparece por la interconexión de los nodos centrales de varias redes centralizadas. Como resultado no existe un único nodo central sino un centro colectivo de conectores. La caída de uno de los nodos centralizadores, conlleva la desconexión de uno o más nodos del conjunto de la red mientras que la caída del cluster centralizador produciría necesariamente la ruptura o desaparición de la red. La red se rige por principios como la “adhesión” o la “participación”. El nacimiento del telégrafo marcó el inicio de las redes descentralizadas. La iglesia católica, el Estado Federal o Wikipedia son redes descentralizadas. Aunque David de Ugarte, uno de los impulsores de la Indioanopedia, afirma en su excelente El poder de las redes, que Facebook es una red centralizada, a mi entender es una mezcla de red centralizada y red descentralizada (con adhesión y participación).

RED DISTRIBUIDA.  Todos los nodos se conectan entre si sin que tengan que pasar necesariamente por uno o varios centros. Desaparece la división centro/periferia y por tanto el poder de filtro sobre la información que fluye por ella. La red es robusta ante la caída de nodos: ningún nodo al ser extraído genera la desconexión de otro. La red se rige por el principio de interacción. Se diluye la frontera entre emisor y receptor. El poder tiende a diluirse en una pluriarquía. La acción política estaría moldeada por las ciberturbas. Y en contraposición al Estado, nación o empresa la organización grupal dominante es la filé transnacional.  El mejor (y más mítico) ejemplo de red distribuida es la blogosfera. Twitter, aunque es una red centralizada, tiene algunos aspectos de red distribuida. La red libre N-1.cc es distribuida. La organización política de la red distribuida – democracia en red, democracia distribuida-  está en total y absoluta construcción. La esencia de estos años confusos, eso sí, tiene una explicación clarísima: la incapacidad del poder, las marcas, la industria y los medios para entender el final de la era de las redes centralizadas e incluso de las descentralizadas.

Este post apareció primero en mi blog Código Abierto en 20 Minutos.

 

 

 

 

 

Posteado por: Bernardo | abril 3, 2012

Comienza la #guerranarrativa

Mira bien el mapa. Bingo: reconoces el río Hudson, la isla de Manhattan. Exacto: Nueva York se llama Now. Ahora entra en el proyecto A more perfect Union, de Luke Dubois. Escoge el mapa del Estado de California. No encuentras las ciudades que buscas. Ya sabes por qué: Acting (actuación) substituye en a Los Ángeles; San Francisco se llama Gay. La explicación es sencilla: Luke Dubois construyó los mapas analizando las palabras más repetidas en las redes sociales. Nueva Orleans, años después del huracán Katrina, continúa llamándose Flood (inundación). De nada serviría que una marca o un Gobierno intentasen imponer una esencia a una ciudad. Nueva York, en la democracia semántica y colectiva de la sociedad en red, no significa exactamente negocios. San Francisco es más que tecnología.

Esta Unión Perfecta de Luke Dubois – prototipo de un nuevo mundo- se rige por otras normas. No sirven los mensajes verticales. Tampoco la propaganda movida por intereses. La historia – este presente que se estudiará en el futuro – no será más un cuento distorsionado por los vencedores. El pasado dejará de ser esa ciencia ficción forjada por filólogos (tesis defendida por Ortega y Gasset en La rebelión de las masas). Y las metarrativas del poder, esas armas de construcción masiva, irán cayendo por el abismo. Todavía existen. Suenan, machaconamente, al otro lado del espejo. La paz en la tierra. Hay un dios verdadero. Hollywood es una gran familia feliz. Pienso luego existo. La historia es progreso. Coca Mola, la sensación de vivir. Las descargas son sinónimo de piratería. Spain is different. Resuenan, desafinadas, dentro del laberinto. Pero empiezan a desvanecerse.

Soy optimista. Cada día tendrán más difícil imponer discursos, eslóganes. Cualquier metanarrativa se desmantela colectivamente a un ritmo asombroso. Y puede hacerse en tiempo real. Internet despedazó en unas horas una trabajada campaña de Loewe. Y es que la vida – gracias a la tecnología, a las redes – empieza a parecerse más a una narración colectiva que a un monólogo. Un Trendsmap sobre las etiquetas de Twitter más usadas dice más de un país que la portada de sus periódicos. De aquí a poco, habrá tecnología para saber en tiempo real la cara semántica de una calle. O el mapa de emociones de cada edificio. Si la historia hubiera estado contada colectivamente en tiempo real, puede que Barcelona fuese sinónimo de anarquismo libertario y no de Gaudí. La Habana no estaría (quizás, quizás, quizás) asociada apenas a barbudos revolucionarios. Tal vez fuese un eco de capitalismo y perfumes caros como los que protagonizaban las páginas de la revista Bohemia en 1959.

Guerranarrativa, sí. Con almohadilla (#), elegancia y mucha paciencia. Estamos en el punto de inflexión. No es una simple batalla de eufemismos. Es una guerra superior. Cierto: el poder-sistema sigue usando la neolengua que denuncia Ignacio Escolar. El copago sanitario es un necesario “ticket moderador”. Abaratar el despido es“flexibilizar el mercado laboral. Pero la neolengua es parte de un entramado mayor. El cuento adulterado del 1% sigue mitificando la propiedad privada. La democracia representativa es un mal necesario. El neoliberalismo, la única opción para salir de la crisis. Descargas=piratería. Compito, luego existo.

El colectivo de escritores italianos Wu Ming aboga por usar las historias como hachas de guerra: “La única alternativa que cabe cuando te imponen una historia es contar mil historias alternativas (…) Si una contra-narración existe, la máquina mitológica nos ayudará a construirla”. Sabemos que mienten. Sabemos que manipulan. Sabemos que traicionaron a sus pueblos. Que descuartizaron la esencia de las polis griegas. Que traicionaron la ordenanza de 1523 de su idolatrado emperador Carlos V que ensalza el procomún de las plazas públicas. Sabemos que despedazan los principios de las religiones que imponen. Sabemos que cuando los inversores de Wall Street dejaron de negociar alrededor de un árbol y construyeron un edificio para la Bolsa violaron el espíritu P2P (de tú a tú) del capitalismo. Sabemos que mienten. Que encienden farolas en los días de huelga para aumentar el consumo energético. Mienten. Descaradamente.

Pero son débiles. Sus verdades se desmoronan. El emperador está desnudo. Y nunca fue tan fácil desmantelar una versión oficial. Jaques Derrida, papá de la deconstrucción, sería un tuitero empedernido. Decostruiría, reconstruiría. Deconstruiría versiones oficiales, para luego distribuirlas. Después, un cerebro de neuronas/ciudadanos en red, construirían una narración colectiva indestructible. Se acabó la era de escuchar pasivamente. Narremos. Arranca la era de la #guerranarrativa. Deconstruyamos su imperio de sandeces. Su baraja trucada de sub-principios. Contemos entre todos este mundo en tiempo real que se les escapa. Inventemos microutopías factibles que desmoronen la ridícula ciencia ficción de pasado que intentan imponer al futuro. Las micronarrativas harán explotar sus macromentiras. Inventemos, soñemos. Porque el futuro influye en el presente más que el pasado (gran dicho ciberpunk). Narremos, sí. Pero no sólo con antagonismo.

Co-construyamos nuevos imaginarios para la sociedad en red. Sabemos que la cultura es acción, co-creación, relación, y no un vetusto tocho enciclopédico. Los perroflautas son tecnociudadanos universitarios que investigan la democracia distribuída. Compartir es una tendencia cool en Silicon Valley. Cooperar es la esencia de la nueva era del crowd sourcing. Los internautas ´amateurs´ están protagonizando una nueva revolución industrial más horizontal y participativa. Los hackers son los científicos de una nueva Ilustración.  El copyleft es la base de la cultura pop y hasta de la Biblia. El procomún,  propiedad colectiva de bienes intangibles y espacios compartidos, tiene una raíz centenaria. El poscapitalismo de las comunidades reales co-construyendo es una solución deseable.  La nueva pluriarquía entierra milenios de torpes e imperfectas oligarquías. Narremos. Comienza la #GuerraNarrativa.

Publicaré diferentes artículos con la etiqueta #guerranarrativa durante los próximos meses en mi blog Código Abierto de 20 Minutos. La idea es recopilarlos, junto con otros escritos por otras personas, y publicarlos en formato libro, con licencia copyleft. 

Posteado por: Bernardo | marzo 29, 2012

#huelgahacker, #huelgaP2P, #huelgadel99%

Bruselas exige más recortes a España que a Grecia o a Portugal. El gobierno conservador de Mariano Rajoy  quiere aprobar una durísima reforma laboral que tira por tierra muchos derechos laborales conseguidos en los últimos treinta años. Los empresarios ya tienen guías para sacar el máximo provecho a la reforma. Ya son más de 1.500 empresas las que están amenazando a sus trabajadores para que no secunden la huelga general convocada por los sindicatos españoles para mañana, 29 de marzo. Sin embargo, algunos medios desprestigian la huelga. Otras voces reconocen la importancia de la huelga general. 

No voy a entrar en ese debate. Me interesan otros detalles. Las reglas han cambiado radicalmente. En España casi no hay fábricas. Los sindicatos representa a unos pocos. El  “proletariado” ha dado paso a la clase virtual (Arthur Kroker / Michel Weinstein 1994), a los netciudadanos (Michael&Ronda Haubens 1995), al enjambre conectado (Kevis Kelly 1998), el cibertariado  (Ursula Huws 2001) o al precariado (Frassanito Network 2002). Y más detalles: hay más de un 2o% de paro y casi un 50%.de paro juvenil. Y hay jubilados que harán huelga (los ya míticos Iaioflautas se adhieren así). Y  estudiantes, consumidores, internautas, autónomos, amas de casa, sin papeles, freelancers, hipotecados…   El hecho de que el movimiento ciudadano 15M apoye la huelga con un bloque crítico dinamita las reglas del juego. El #29M será imprevisible.

Los pensadores Félix Guattari y Gilles Delleuze hablaban en Mil mesetas (1980) de la máquina de guerra nómada frente a la máquina estatal. Una máquina/guerrilla nómada, imprevisible, descentralizada, rizomática. Treinta años después, su visión se ha hecho realidad. En muy poco tiempos veremos huelgas convocadas a través de las redes sociales. Sin sindicatos. Sin protocolos. Sin manifestación clásica. Sin líderes. La global strike o Global Wiki General Strike – convocada para el 15 de mayo – puede pasar a la historia como la primera huelga P2P (peer-to-peer-, de tú a tú) de la historia. Un pequeño repaso (incompleto) al ensayo de huelga P2P de mañana.

Huelga hacker. El colectivo Anonymous ha declarado la guerra a los empresarios españoles que están amenazando a los trabajadores. Además, varios colectivos hacktivistas han puesto a disposición un código informático para que cualquier sitio o blog se una a la huelga.

Etiqueta de Twitter: #huelgahacker

Huelga del 99. La idea de una huelga del 99% frente al 1% ha cogido fuerza. The Guardian ya habla de ello. El 15M ha levantado la bandera. También ha lanzado la idea de Toma la huelga, con un batallón de ideas /acciones rompe protocolos. El mapa de acciones impresiona.

Etiquetas de Twitter: #tomalahuelga #huelgadel99

Huelga de consumo. ¿Qué pasaría un día si dejáramos de consumir? Este interesante vídeo lanza una idea diferente: huelga de consumo. No compres. No consumas. Existe alguna variante que quiere hackerar el sistema: ve a comprar a sitios concretos para que quien trabaje (y no haga huelga) tenga que trabajar mucho más.

Hashtag de Twitter #29Mhuelgadeconsumo

Huelga estudiantil. La Primavera Estudiantil acaba de empezar. Mañana habrá muchas marchas estudiantiles y algún encierro. Los estudiantes están engrandeciendo la huelga. Consulta todas las marchas aquí.

Etiquetas de Twitter: #huelgadespierta #tomalafacultad

Bicihuelga crítica. Los ciclistas se unen a la huelga. Por un lado, la ya clásica Bicicrítica de Madrid, a las 20.00 horas en Cibeles. Desde la mañana, bicipiquetes. Atención conductores: habrá columnas ciclistas espontáneas tomando la calle.

Etiqueta de Twitter: #bicicrítica


Esta entrada fue publicada primero en el blog Código Abierto de 20 Minutos

Posteado por: Bernardo | marzo 25, 2012

Un proyecto de documental sobre el Japón marginal

Hace un año publiqué un reportaje titulado “Kamagasaki, la favela secreta de Japón“, con fotografías del mexicano Carlos Cazalis, World Press Photo 2009. Lo publicamos en importantes medios de Portugal, España e Italia. Kamasaki, es un verdadero slum incrustado en el corazón de Osaka. Y resume la situación del Japón pos industrial, del Japón posburbuja, del Japón posmundo. Kamagasaki se ha convertido en un rincón olvidado que para el gobierno no existe en ningún mapa (le llaman Airin, barrio del amor). En sus calles se amontonan perdedores, desempleados, jubilados-sin-pensión, alcohólicos, oficinistas en el paro, ejecutivos inmobiliarios arruinados. El microclima es pesado, denso, incluso agresivo en un principio. Pero tras la primera vista aflora una humanidad casi inédita en Japón. Los reportajes nos supieron a poco. Sentimos que era la punta del iceberg de algo mayor.

Por eso, E¡en estos momentos, existe un proyecto de mini documental. La cineasta Raquel Diniz, que me acompañó en el viaje, nos ayudará redondear esa primera inmersión. El proyecto está en la plataforma de crowd funding Lanzanos. Necesitamos 2.500 euros para la finalización del minidocumental. La idea es que sea el primero de una serie. O una parte de un documental mayor.Tras la catástrofe nuclear de Fukushima, Japón vive una eclosión de movimientos y una explosión de afectos inédita. Por un lado, el desastre ha hecho florecer movimientos antinucleares, como Occupy Fukushima. Por otro, existe un nuevo éxodo de población desde la región afectada hacia otros lugares de Japón. En algunos casos, se están refugiando en otros slums muy parecidos a Kamagasaki. La situación posnuclear de Japón, posburbuja, resume un poco el mundo distópico que se avecina. La utopía, eso sí, puede estar al final del túnel.
Quien apoye el proyecto economómicamente – puedes hacerlo a partir de un euro – recibirá sus recompensas.
Agradezco cualquier apoyo en la difusión en redes.

Posteado por: Bernardo | marzo 19, 2012

América invertida, América libre

                                    América Invertida (1943), Joaquín Torres García.

El mexicano José de Vasconcelos, en su libro La raza cósmica (1925), acuñó el concepto de “quinta raza”. Vasconcelos pensaba que las ideas de raza y nacionalidad deberían ser trascendidas en nombre del destino común de la humanidad. El prestigioso pensador consideraba que el mestizaje de los pueblos ibéricos (españoles y portugueses), muy diferente a la exclusión racial de los anglosajones, convertiría América Latina en el epicentro de este nuevo mundo transfronterizo e interracial. La raza cósmica – más humana, más colaborativa – interpretaría la melodía afinada del futuro.

El brasileño Oswald de Andrade, en su visionario Manifiesto antropofágico (1928), vislumbró una sociedad contra el “las ideas objetivadas, cadaverizadas”. Preconizó el individuo como “víctima del sistema” y anhelaba una “conciencia participativa”. Siempre consideré a Oswald un futurista que entendió la sociedad en red antes de la existencia de Internet: “nunca tuvimos gramáticas ni colecciones de viejos vegetales. Y nunca supimos lo que era urbano, suburbano, fronterizo y continental”.

El polifacético uruguayo Joaquín Torres Garcíaen su pintura América invertida (1943), creó con un trazo simple el imaginario de otra América posible. Aunque convivió con las vanguardias artísticas de Europa (y llegó a vivir en Europa), Joaquín siempre tuvo clara su vocación latinoamericana:  “Nuestro norte es el Sur. No debe haber norte, para nosotros, sino por oposición a nuestro Sur. Por eso ahora ponemos el mapa al revés, y entonces ya tenemos justa idea de nuestra posición, y no como quieren en el resto del mundo. La punta de América, desde ahora, prolongándose, señala insistentemente el Sur, nuestro norte”.

He preparado un pequeño decálogo de cultura libre latinoamericana para el festival #CómeteLaCultura que se celebra hoy en Madrid en el Colectivo La Latina. En medio de la crisis existencial-económica del primer mundo, podría hablar del crecimiento macroeconómico de América Latina, de la bonanza de sus instituciones culturales o de una industria cultural que ahora sí tiene plata para super producciones. Pero el mundo necesita justamente lo contrario.

América Latina, la esperanza del Planeta Insostenible, puede iluminar en las próximas décadas al mundo. Y precisamente en la dirección contraria al supuesto “progreso económico”, al consumismo y a la mercantilización de bienes y personas. Llegó la hora de las entusiastas profecías de José de Vasconcelos, Oswald de Andrade, Joaquín Torres y tantos otros. El mundo tiene que escuchar con atención a América Latina. Por eso he preparado para mi intervención quince casos de cultura libre, participativa y en red de América Latina. Algunos casos llevan años funcionando. Pero quizá no sean demasiado desconocidos por el gran público.Reproduzco (enriqueciendo con algún vínculo o frase) el texto que va a aparecer en el decálogo del festival. El streaming comenzará a las 11.00 (hora Madrid). Mi intervención será a las 20.00 (hora Madrid).

1) El colectivo brasileño Fora do Eixo (Fuera del Eje) prueba que es posible construir una red libre entre músicos, productoras, salas de conciertos y festivales al margen del mercado, las discográficas y los institutos de recaudación de derechos autorales. Desde Cuiabá dinamitaron el eje São Paulo-Río de Janeiro. Tienen moneda propia. Y un proyecto de televisión en streaming y descentralizado, PosTv, que aspira a robarle el monopolio a los mass media.

2) El colectivo Antena Mutante (Colombia), alentando el salto de Internet a la calle, disemina una idea clave: hackear el espacio público es tan necesario como hacerlo en el ciberespacio. Creen en las ciudades de código abierto, en el  espacio público, en la participación, en las intervenciones artísticas.

3) El colectivo Transparência Hacker (Brasil) autor del clon del blog de Planalto (Gobierno brasileño), demuestra que la sociedad civil puede obligar a los representantes políticos a dialogar y a ser más transparentes. Luchan por los datos abiertos con irreverencia. Y lanzaron recientemente gracias al crowd funding un autobús hacker que recorre el país

4) La experiencia de Todos Somos dateros (Perú) revela una verdad como una rosa (iba a decir un puño): que los ciudadanos (y no la tecnología centralizada) deben ser los verdaderos protagonistas de las nuevas “ciudades inteligentes”.

5) La iniciativa Música pra baixar (Brasil) deja en evidencia el sistema de los derechos autorales rígidos. Incentivando la descarga de canciones gratuitamente, esta plataforma crea una activa comunidad musical y dinamiza las giras de grupos minoritarios.

6) La plataforma ciudadana Portoalegre.cc (Brasil) muestra el camino del activismo georreferenciado. Sus denuncias / peticiones ubicadas en un mapa abierto son una vuelta de tuerca a las peticiones de plataformas de ciberactivismo.

7) La Plataforma de Cultura Digital (Chile) ilumina un futurible factible: que es más importante crear incubadoras de plataformas que convertir proyectos en productos cerrados. ¿Y qué mejor que crear plataformas alrededor de la cultura del remix, de la cultura colaborativa?

8) La aventura de Cotidiano sensitivo (Brasil) de reapropiación crítica de datos de objetos conectados hace palpable una necesidad urgente: que la Internet of things tiene que ser más humana. Nada como el arte digital para traducir datos ambientales y/o ecológicos de apariencia fría.

9) Cultura Senda (Venezuela / Argentina) confirma que el futuro pasa por el trabajo colaborativo y por la incorporación de instituciones públicas y privadas a redes multidisciplinares y distribuidas. Se acabó el chollo de los supuestos genios creadores que reciben mega subvenciones públicas.

10) El colectivo Puraqué (Brasil), que está aplicando la filosofía del software libre en comunidades indígenas de la Amazonia brasileña, descubre un link fascinantes: el commons (procomún) tiene milenios en las culturas indígenas y afro que desconocían la propiedad privada. El maridaje de software libre e indígenas es perfecto. Un cóctel a punto de explotar.

11) El proyecto Contra Vigilancia (México) da una primera vuelta a la tortilla de la vigilancia del poder y enciende faroles de una alerta creciente: la necesidad de luchar contra el big brother de imágenes / datos ciudadanos obtenidos arbitrariamente desde arriba. Su mapa colectivo alerta de la presencia de cámaras de vigilancia en las ciudades.

12) Los laboratorios de enseñanza No2Somos+ (Colombia) apuestan por lo que podría hacer renacer al mundo sedentario de individuos propietarios: la estrategia nómada, la diseminación itinerante de conocimiento. Talleres emergentes conectando a ciudadanos.

13) El proyecto Transborder Inmigrant Tool (México), que ayuda a inmigrantes mexicanos que cruzan ilegalmente la frontera con tecnología móvil y cartografías colectivas, nos enseña que las fronteras son frágiles ( y totalmente arbitrarias) cuando compartimos conocimientos.

14) La Fundación Vía Libre (Argentina), luchando encendidamente por el procomún, anima a todos los que actúan contra la privatización de bienes intangibles (y algunos tangibles). La cultura, el aire, el agua, las calles, nos pertenecen a todos.

15) La Red Sudamericana de Danza (varios países), experimentando con encuentros semi-presenciales (virtuales+físicos) nos prueba que lo importante es crear redes.

Mi web: bernardogutierrez.es Dirijo la consultora futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa

 

Este post fue publicado primero en el blog Código Abierto de 20 Minutos

Posteado por: Bernardo | marzo 16, 2012

La tecnología que salvará al periodismo se llama contenido

¿Qué forma tendrá el periódico del futuro? ¿Será que el papel va a desaparecer? ¿Los tablets van a substituir los periódicos impresos? Aunque todavía nadie tiene una respuesta clara, algunos investigadores, como el portugués Sebastian Rodriguez Kennedy Bettencourt, están dando un paso adelante. El proyecto Beyond the fold, desarrollado por Sebastian para el Art Center of College of Design (USA), es uno de los más interesantes. Beyond the fold abandona los símbolos del diseño digital, cómo botones e iconos, y crea una nueva forma de navegación.

Beyond the Fold, según palabras del propio Sebastian, es una “aproximación especulativa a los periódicos electrónicos del futuro”. El proceso del diseño usa metáforas culturales, experiencias humanas y rituales para crear interacciones llenas de significado. La versión 2.0 del proyecto explora formas de serendipia, los descubrimientos afortunados hechos por casualidad, habituales en la lectura de papel. Además, Beyond the Fold 2.0 crea la sensación de tinta en los dedos (como los periódicos), desarrolla un sistema para leer secciones a (doblando para dentro son locales, para fuera globales) y está experimentando un sistema de visualización de gráficos en 3D.

Aviso para geeks: la tecnología no salvará el periodismo. Cierto que cada vez habrá más superficies para leer noticias, como expliqué en el artículo Nuevas superficies para los medios en TicBeat. Pero el futuro del periodismo depende más de entender los nuevos flujos de la información y la co-creación con los lectores. Los medios tienen que entender mejor que las redes sociales son meras herramientas. Y que lo esencial es crear, alimentar o simplemente entender las comunidades. También que los medios tienen que abrir el código de las historias y no enlatarlas como un producto final comparable con dinero. El periódico del futuro – tecnológico o no – tiene que tener historias propias. Tiene que cocinar conjuntamente noticias con los lectores. Tiene que ser relevante. Tiene que ser creíble. Tiene que ser respetado. 

Aviso para pesimistas: el buen periodismo nunca morirá. Ya existen nuevos modelos de periodismo clásico (Orsai, Revista Números Rojos…) que simplemente han cambiado el sistema de financiación y distribución. Ya existe buen periodismo hecho por los ciudadanos. Y ya tenemos nuevos géneros periodísticos (por definir) escritos colectivamente en tiempo real alrededor de hashtags de Twitter.

Nuevo aviso para geeks: la mejor tecnología para salvar los periódicos es el contenido.

Este post fue publicado primero en mi blog Código Abierto de 20 Minutos

Posteado por: Bernardo | marzo 15, 2012

#CómeteLaCultura en una jornada colectiva

 

¡Marchando una de arroz con procomún! Cómete la Cultura, el primer encuentro sobre cultura libre y colaborativa de la Asamblea Popular del Barrio de los Austrias del movimiento 15M de Madrid, propone para el próximo domingo 18 de marzo una suculenta paella de software y cultura libres. Ellos ponen el arroz. Cualquier persona puede aparecer con ingredientes en el Colectivo La Latina para cocinar una receta libre, colectiva y remezclada. La paella remix es una bella excusa: los visitantes podrán llevarse en sus pendrives y/ aparatejos portátiles una buena dosis de música, libros y películas con licencias abiertas. Y por si fuera poco, podrán asistir a un jugoso menú de charlas, debates y presentaciones.

Esta peculiar jornada de co-degustación colectiva, que será retransmitida on line por Doménico di Siena (Mr.Streaming) en Thinkcommons, arrancará a las 11 horas con un debate entre  Amador Fernández Savater (¿Qué es el procomún? y  Silvia Nanclares (La autoedición), una de las fundadoras de la biblioteca colaborativa Bookcamping.cc. El picoteo continuará con el programador P2P Pablo Soto hablando de Copyleft y otros conceptos básicos y alguien del proyecto de cine colaborativo El Cosmonauta. A partir de las 13 horas, los entrantes correrán por parte de tres personas de Guinea, una de Madrid y otra de Murcia, que comentarán una receta propia y elaborarán una ‘receta procomún’ conjuntamente.

Y después, los suculentos segundos platos: Radio Sol Ágora – la radio colaborativa del 15M – realizará un programa al vivo. El colectivo Zuloark y participantes del espacio Cambo de la Cebada soñarán con “la ciudad como un espacio para todos”. María del Pilar López ‘Mapi’ hablará de la Economía de la cultura. El grupo Los Sundayers nos explicarán por qué apuestan por la  música sin copyright.  El cineasta Stéphane Grueso, que se autodefine con ironía como “ciudadano problemático”, repetirá y llenará el plato de una ración de Cultura, internet y libertad. El colectivo, distribuidora y editorial Traficantes de sueños y el proyecto transmedia 15M.cc relamerá el plato de la software paella libre. Esta vez me ha tocado repartir el postre: a partir de las 20 horas hablaré de casos de cultura libre relevantes de América Latina.

Cómete la cultura no nace por casualidad. La @AsambleaAustria es una de las más activas hablando de cultura libre. De esta asamblea han nacido la Jornada sobre decrecimiento y otras economías, el popular Piscinazo (tremendo vídeo) que reivindicaba una piscina pública para el barrio o las Plazas de  las Culturas del 15M. En sus asambleas participan personas de todas las edades, nacionalidades y condiciones. En el Campo de la Cebada, un espacio modélico de innovación social,  conviven vecinos de toda la vida, niños, arquitectos como Zuloark, Todo por la Praxis, Doménico di Siena, Sara Alvarellos, pensadores como Juan Freire, culturetas libres como Rubén Caravaca (de la productora Fabricantes de Ideas) o los miembros del Colectivo la Latina que alberga la jornada del domingo.

Para concluir os dejo con unas declaraciones colectivas de @AsambleaAustria: “Consideramos que la cultura, el arte, la comunicación son imprescindibles para cambiar una realidad que todos los días comprobamos está contra las personas y lxs ciudadanx. Cualquier acción es un hecho cultural. La cultura siempre ha sido libre y se privatizará al reproducirse de manera industrial, masiva. Como ciudadanxs activxs no podemos permitir la privatización del conocimiento, el aprendizaje, la educación. La diversidad y el compartir es nuestra respuesta a la globalización y el pensamiento único”.

Los hashtags utilizados serán #cometelacultura y #procomunaustrias

Mi web: bernardogutierrez.es Dirijo la consultora futuramedia.net. En Twitter soy @bernardosampa

 

Este post fue publicado primero en mi Código Abierto de 20 Minutos

Posteado por: Bernardo | marzo 12, 2012

Se buscan ciudadanos inteligentes (en el espacio público)

a href=”http://blogs.20minutos.es/codigo-abierto/files/2012/03/datadrivencitizens.jpg”>

Imagen del proyecto The Data Citizens Driven Data desarrollada por Sara Alvarellos

Acaba de nacer una ciudad big brother. IBM ha elegido a la cobaya de moda, Río de Janeiro, para aplicar su concepto smarter city de control y gestión de datos. La propaganda bidireccional (gobierno local y sector privado) es redonda: la ciudad es smart (inteligente) y controlaremos todos los datos (tráfico, contaminación, temperatura, flujos) de la urbe. Pero las críticas a este concepto  de ciudad inteligente burocrática y top down son redondísimas y demoledoras.

Juan Freire, especialista en ciudades creativas y urbanismo participativo, afirma que el concepto de  “smart city acabaría por ampliar la capacidad de control de la ciudadanía y por disminuir el potencial de participación ciudadana al incrementar la aparente complejidad y el automatismo en la toma de decisiones”. El estadounidense Mark Shepard prefiere hablar de sentient city (ciudad sensible). Mark considera insuficiente la Internet of things (objetos conectados) y prefiere hablar de una “nueva esfera pública de las cosas”. Adam Greenfield,  de Urbanscale, durante el Smart City World Expo sugirió crear una  smart city hecha con inteligencia compartida “que nace desde la base y con voluntad de código aberto, más que para controlar y optimizar  procesos desde encima”. Una ciudad como aquella de la que hablaba Jane Jacobs en Muerte y vida de las grandes ciudades, “construída por y para los cidadanos con diversidad y  espontaneidad”. Ethel Baraona y César Reyes, de DPR-Barcelona, en un texto titulado Buscando las neoronas de la smart city, publicado en La Ciudad Vida, reflexionan sobre ello: “Las auténticas ciudades inteligentes no dependen de la tecnología, si no de las conexiones entre sus neuronass, que son las personas (ciudadanos y agentes de gestión)”

Urbanismo bottom-up frente a urbanismo watch above. Participación 2.0 frente a la imposición urbanística vertical. Burocracia lenta frente a adhocracia flexible, emergente y multidisciplinar. Urbanismo P2P frente a la privatización del espacio público. La ciudad de la esperanza frente a la cidade del miedo (gran texto de Zygmunt Bauman). Ciudades de código aberto (gran reflexión de Doménico di Siena) frente al urbanismo excluyenteTales of things (una iniciativa inglesa que incorpora narraciones de la sociedade sobre objetos) frente à Internet of things.

El proyecto  The Data Citizen Driven City, que está desarrollándose en el Medialab Prado de Madrid por César García, Jorge Medal, Sara Thomson y Sara Alvarellos, resume muy bien este nuevo concepto de smart city horizontal hecha por personas. Su wiki destaca que el proyecto es “el escenario donde la ciudadanía digital activa toma el rol de actor principal en una ciudad eficiente y sostenible. La ciudadanía digital activa es creadora y conocedora de sus propios datos cotidianos”. ¿Y en qué consiste exactamente el proyecto? Nada mejor que reproducir tal cual, enriqueciendo con algún link, una parte de su wiki. ¿Cómo funcionará?

Tecnología. Utilizando el Internet de las cosas y soluciones basadas en hardware abierto, como Arduino, cada individuo podrá comenzar a recopilar los datos que más le interesen, tales como la calidad del aire o el ruido ambiental. Dichos datos se liberarán utilizando un repositorio online abierto (Pachube).

Cambio social. Se producirá un cambio social en la cultura de los datos, cotidianizándose la actitud activa hacia los datos, su producción, donación e interpretación. Este cambio cultural va asociado a una democratización de las tecnologías y hardware y software abierto, y el avance de la tecnología móvil. Los datos se reinterpretarán de múltiples maneras para generar nuevos discursos en el contexto de la inteligencia colectiva. Una vez alcanzada una masa crítica de participantes, se podrán observar patrones emergentes que ayudarán en la toma de decisiones respecto a problemas y anomalías urbanas. La participación ciudadana aumenta una vez que se percibe que el dato es político.

Resultado producto de ese cambio cultural y social. En un tiempo el ciudadano es actor en procesos de democracia directa a escala local. La gestión de recursos públicos para el mantenimiento del espacio físico y digital de la ciudad se decide colectivamente con los datos locales y globales de la ciudad. Los ciudadanos se ven implicados en tareas de mantenimiento en los espacios físicos y digitales de su barrio tradicionalmente asignadas a la administración. El conjunto de acciones urbanas producto de decisiones de democracia directa basadas en datos a escala glocal supone una utilización de los recursos más eficiente.

Esta red de ciudadanos – concluye el wiki – “constituirá un sistema autónomo e inteligente que se actualiza y resuelve las realidades cambiantes de la ciudad a tiempo real”. Con esta nueva democracia directa de ciudadanos inteligentes sería todavía más escandaloso que un Ayuntamiento mintiese sobre la calidad del aire para conseguir unos Juegos Olímpicos. Cada ciudadano desmentiría con un simple sensor de su teléfono móvil la ciencia ficción informativa de sus gobernantes.

Este post fue publicado primero en mi blog Código Abierto de 20 Minutos

Posteado por: Bernardo | marzo 5, 2012

Ciudadanos P2P contra la crisis

Uno de los conceptos que más me gustan de los últimos años es el de ciudades p2P (peer-to-peer, par-a-par). Pero creo que nada mejor para explicar / traducir qué es una ciudad p2P (una suma de urbanismo P2P, cultura p2P, gobierno P2P…) que algunos casos concretos. El vídeo que encabeza este post pertenece al proyecto Nockin, un servicio de búsqueda de servicios entre personas. Cualquier ciudadano puede darse de alta gratuitamente, ofrecer un servicio o buscarlo. Los ciudadanos, conectados directamente al margen del Estado u oficinas de empleo públicas, puede encontrar la solución a sus problemas. Un detalle: no es obligatorio que haya dinero por medio. El intercambio puede hacerse como un trueque de servicios.

En el Vivero de Iniciativas Ciudadanas (@desdevic) recuerdan que Nockin es un heredero del proyecto SOS City, del colectivo barcelonés Platoniq. Este vídeo de presentación de SOS City muestra el camino de los Ciudadanos P2P: “Pueblo2Pueblo, Puerta 2 Puerta, Plaza 2 Plaza”. ¿Por qué los Gobiernos demoniza la tecnología y concepto P2P y lo estigmatiza como sinónimo de piratería? ¿Por qué no entienden que el aparato del Estado es incapaz de gestionar una crisis estructural de paro galopante como la española y que la sociedad en red ya está moviéndose horizontalmente?

Una de las iniciativas surgidas a la luz del movimiento 15M que más me gustan es el Proyecto No.Ma.Des, una red solidaria de empleo que incentiva el intercambio de servicios a través de cupones solidarios. Por otro lado, recomiendo encendidamente Our Project, desarrollado por el colectivo Comunes con software libre, “una herramienta que facilita el trabajo cooperativo entre personas de cualquier parte del mundo, clase y condición”. La única condición para participar es que el resultado, la solución un problema concreto, sea compartida y pública. Otros proyectos de comunes son Plantaré (una moneda comunitaria para el intercambio de semillas), MassMob (un gadget para lanzar y organizar reuniones inteligentes para las multitudes inteligentes que definió Howard Rheingold), Troco (una moneda virtual P2P) o Kune (una plataforma colaborativa). El Laboratorio del Procomún, del MediaLab Prado, para quien no lo conozca, investiga sobre todo esto. 

Mientras España sigue siendo uno de los países del mundo donde más caro es convertirse en trabajador autónomo, (un mínimo de 254 euros al mes, frente a los 10 euros mínimos al mes del Reino Unido) la cifra del paro crece. Los políticos y expolíticos se forran en el mercado. Y los ciudadanos P2P empiezan a resolver sus problemas de tú a tú, de Plaza2Plaza, y a dar la espalda a sus gobernantes y al mismísimo sistema.

Este post fue publicado primero en mi blog Código Abierto de 20 Minutos

Posteado por: Bernardo | marzo 1, 2012

Los amigos menores de Wikileaks

Algún amigo mío ironizó tras la operación GIFiles, los nuevos cables de Wikileaks. “Va a ser más fácil que digan quién no tiene los archivos que digan quién los tiene”. De los cinco magníficos que difundieron los primeros cables hemos pasado a un apretado camarote de los hermanos Marx (23 medios). Sus razones tendrá Julian Assange. A parte de los medios importantes (Público, La Repubblica, Página 12…), conocía una buena parte de estos nuevos amigos menores. Pero confieso que otros no. Navegando en esta creciente Wikileaks Family me he encontrado con blogs diseñados en la plataforma WordPress y sites sin copyright (la mayoría con Creative Commons). Comento algunos de estos sitios que no son periódicos conocidos. La lista completa, aquí (izquierda).

Sigue leyendo el post en Código Abierto de 20 Minutos

Posteado por: Bernardo | febrero 26, 2012

Queremos #chalecosparatuiteros

 

Reniego del chaleco para periodistas que la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, quiere promover entre los profesionales del sector. Lo tunearé. Lo convertiré en un #chalecoparatuiteros. Se lo daré a un parado para que cubra en primera línea la creciente represión policial de España. Se lo regalaré a un estudiante valenciano para que informe desde su teléfono móvil sobre la #primaveravalenciana. Donaré mi chaleco pomposo a un ciudadano que esté reivindicando sus derechos en una plaza pública. Lo revenderé para registrar el dominio Chalecoparatuiteros.es. Ahora, una ronda de argumentos.

Sigue leyendo este post en mi blog Código Abierto de 20 Minutos

Posteado por: Bernardo | febrero 25, 2012

Carlos V, en 1523: “Toma la plaza”

“Una de las manzanas centrales queda libre de edificación y convertida en plaza mayor. La plaza mayor es un elemento estructural básico y generador de la ciudad que se organiza en torno a aquélla. Es el centro de la ciudad: geométrico, vital y simbólico, completamente incardinado en la misma. Con las calles forma el espacio público, el centro en el que confluye la vida de ésta, lugar de encuentro para todas las funciones sociales, oficiales o de diversión y esparcimiento”

Carlos I de España, V de Alemania, el emperador “perroflauta”, dictó una ordenanza para construir ciudades. Toma la plaza, vaya, en otras palabras. Fuente: Ministerio de Cultura de España del señor José Ignacio Wert La foto es de Weiko (licencia Creative Commons)

Posteado por: Bernardo | febrero 24, 2012

Gran Bretaña desde arriba

“Las ciudades pueden ser consideradas flujos de personas, vehículos e información”. La cita de la socióloga Mimi Sheller, investigadora de movilidad urbana en Universidad de Drexel, nos ayuda a entender esa nueva red formada por personas y objetos conectados a través de datos. Lo que más me fascina es cómo estas nuevas telarañas de bases de datos espesas se transforman en coloridas animaciones y/o gráficos. La estadística hecha arte. Toneladas de datos, en dinámicas herramientas para todos los públicos. Quiero destacar algunos trabajos de visual data realizados en Gran Bretaña (uno de los rincones más avanzados al respecto).

Bicicletas de Londres. La animación fue realizada por Martin Austwick (@sociablephysics) y Oliver O’Brien (@oobr) basada en datos de Open Street Map del 4 de octubre de 2010, cuando hubo huelga de metro en Londres. Un gran trabajo realizado en CASA-UCL. Además, se realizó un mapa de las bicicletas de alquiler de la ciudad.

Sigue leyendo este post en Código Abierto de 20 Minutos

Posteado por: Bernardo | febrero 15, 2012

Manifestaciones en miniatura, activismo digital

 

Se abre el telón. Animales de peluche+muñecos de Lego+figuritas de South Park+pancartas. ¿Cómo se llama la película? (Mini Manifestaciones) desde Rusia con amor, por ejemplo. O bazocazos activistas hechos con pequeños gestos. El invierno ruso – ese movimiento ciudadano que estalló en diciembre contra los artimañas electorales de Vladimir Putin – nos dejó un peculiar movimiento de mini manifestaciones. Tras la prohibición de las manifestaciones en algunos lugares, como en la ciudad de Barnaul, en Siberia, los ciudadanos tuvieron que echar mano de estrategias diferentes. Imaginación y manta para el invierno ruso. The Guardian le dedicó unas jugosas líneas y recopila una galería. ¿Sirve de algo este símbolo lúdico-protesta? ¿Derrumbarán alguna vez  las figuritas de Lego a un régimen? En el caso de Rusia, el efecto en Internet fue viral. Y el Gobierno, intentando prohibir incluso las manifestaciones de juguete, regaló otra tonelada de autoritarismo a sus enemigos.

Sigue leyendo este post en Código Abierto en 20 Minutos.

Posteado por: Bernardo | febrero 8, 2012

Herramientas de open data para esperar a Rajoy

Quedan exactamente cincuenta días para que el gobierno conservador de Mariano Rajoy cumpla su promesa electoral: presentar una ley de transparencia, gobierno abierto y acceso a la información pública en sus primeros 100 días de gobierno. Estados Unidos y Brasil presentaron recientemente una iniciativa para lanzar una institución internacional de Gobierno Abierto, a la que España dice haberse sumado. Pero el historial de España en transparencia es tan nefasto – no hizo los deberes en la iniciativa Open Government Partnership – que todas las presiones son pocas. Hago un pequeño repaso de herramientas y/o proyectos de datos abiertos que ya están en marcha en España. Recomiendo esta entrada en el blog de Gabriel Navarro. Y destaco iniciativas referencia en el Estado español en transparencia como la de OpenData Euskadi, la del Ayuntamiento de Barcelona o de la Comunidad de Navarra.

Sigue leyendo esta entrada en mi blog Código Abierto

Posteado por: Bernardo | enero 24, 2012

“Los hackers son los científicos de la nueva Ilustración”

 

 

Antonio Lafuente (@alafuente) es investigador del Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CSIC). Ha estudiado  la relación de la ciencia con sus públicos y el conocimiento profano. Investiga la relación entre tecnología y sociedad. Es uno de los grandes defensores del término “procomún“. Participa activamente en los Labotatorios del Procomún de Medialab Prado de Madrid. Antonio ha respondido por correo electrónico a un largo cuestionario enviado por Código Abierto.  Sus respuestas son clarividentes, agudas, reflexivas, ácidas. Y muy críticas con el sistema:  “El gobierno debería respetar mejor las cuestiones de etiqueta. Tener mejores modales. Dar ejemplo con las formas”, “los blogueross y hackers son los nuevos científicos o filósofos de la Segunda Ilustración”, “el Estado-Nación es torpe, burocrático y homogenizador” “el asalto a las oficinas de Megaupload me recuerda a otras actuaciones que también exigieron pisotear derechos civiles y tratados internacionales, como sucedió en la invasión de Irak o en los campos de concentración de Guantánamo”, “habrá que vigilar a los grandes monopolios en internet”. Lee la entrevista completa. Y recuerda que 20 Minutos tiene licencia Creative Commons y puedes copiar y distribuir la obra, citando la fuente.

Llevas muchos años hablando del “procomún”. Mucha gente piensa que es la traducción o adaptación del “commons” de la cultura hacker anglosajona. Sin embargo, ya estaba en el diccionario de Antonio Nebrija (1492). ¿Cómo explicarías el concepto de procomún?

Lo que es de todos y de nadie al mismo tiempo. En el castellano antiguo más que describir una cosa, da cuenta de una actividad que se hace en provecho de todos. El procomún, los commons, en todo caso, no es definible, porque evoca la existencia de bienes muy heterogéneos que van desde los viejos pastos comunales a los nuevos mundos de la biodiversidad, el folclore o la gastronomía. ¿Cómo es posible que alguien esté reclamando que el ángulo de giro del eje de la Tierra es un procomún? ¿De dónde viene la necesidad de pensar la luz del Sol, la palabra de Dios o la lactancia materna como bienes comunes? ¿Por qué tanto ronroneo sobre la cultura popular, la privacidad o la seguridad? La respuesta es simple: disponemos de tecnologías que permiten convertir estos saberes en recursos y, a continuación, mercadear con ellos. A veces, sin embargo, no es la privatización la peor amenaza, sino la degradación del bien, y por eso hablamos tanto de CO2, asma, clima, polución y electrosmog. Cada día hablaremos más del aire como un bien común. El aire es un magnífico ejemplo de lo que nos pasa: nadie es tan poderoso que pueda prohibir la respiración, pero en cambio sí puede echar allí su basura como si se tratara de su basurero particular. En fin, el procomún, más que un concepto o un agregado de cosas, es un campo de experimentación en donde estamos contrastando las distintas formas de hacer política, las diferentes maneras de gestionar el espacio público y las nuevas formas de movilizar el conocimiento.

Sigue leyendo la entrevista en Código Abierto, mi blog en 20 Minutos.

Posteado por: Bernardo | enero 21, 2012

Consumo selectivo, boicot selectivo

Esta entrada tiene un objetivo: intentar que la sociedad en red comience a consumir selectivamente, a boicotear productos de marcas ética o moralmente inaceptables. Como todas aquellas marcas que apoyan el cierre de Megaupload o leyes como SOPA o Ley Sinde Wert. Pero antes daremos un necesario rodeo. Para llegar al boicot es necesario hablar del culture jamming.

En medio de la Acampada Sol, el día 19 de mayo, un grupo de personas “tuneó” un anuncio gigante de L’Oreal que ocupaba una fachada entera de la Puerta del Sol de Madrid. Durante una hora, una lona transformó el anuncio en Democracia Real. El primer gran gesto de guerrilla anti consumista del 15M pasó al olvido. El remix de logos, el culture jamming – termino que incentivó la revista Adbusters  que propició el movimiento Occupy Wall Street – apenas apareció en todo el 15M, con algunas excepciones (algunos carteles de Voces con futura). Cuando alguien subvertía el sistema de marcas doblando un anuncio de Bankia, por ejemplo, había una agencia de (contra) publicidad detrás, Implícate. El 15M se apropió de pocos símbolos. Fagocitó pocos eslogan. Subvertió (publicitariamente) poco.

Sigue leyendo este post en el blog Código Abierto de 20 Minutos

Posteado por: Bernardo | enero 15, 2012

Historias con código abierto

El enfrentamiento se produce entre narraciones abiertas y narraciones cerradas. Historias que muestran el funcionamiento de la máquina mitológica e historias que lo esconden. Programas narrrativos open source y propietarios; narradores que se dirigen a otros potenciales narradores y vendedores de historias que buscan sólo compradores”. Este texto pertenece al libro Código Fuente, la remezcla (descarga gratuita), publicado por el colectivo Zemos 98. Historias cerradas frente a historias abiertas. Vendedores de productos frente a ofertantes de servicios.

Sigue leyendo mi texto en el blog Código Abierto

Posteado por: Bernardo | enero 6, 2012

Bitcoin, una moneda P2P sin patria

Imagina que vives en la remota Villa Arriba. Necesitas una pieza de ordenador. Entras en el site de la empresa americana Cablesaurus. Compras sin utilizar euros ni dólares ni ninguna divisa de país. Y en pocos días, llega a tu casa. Además, la transacción se hace sin pagar impuestos ni tasas de bancos. No hace falta que despiertes de ningún sueño. Ni que recuerdes las tentativas fallidas de monedas virtuales – bit gold, RPOW, b-money- del movimiento ciberpunk. Tu compra-venta utópica se puede realizar con Bitcoins (BTCs), una moneda sin patria, de código abierto y descentralizada.

Bitcoin no está respaldada por ningún gobierno. Los bancos centrales la ignoran. La banca la mira con recelo. Pero cada vez son más las personas que la usan como medio de pago. Podríamos definir bitcoin como una ‘moneda’ virtual. O una divisa encriptada peer-to-peer (persona-a-persona) que no necesita de intermediarios para su regulación. Bitcoin también es el nombre software de código abierto que posibilita el uso de la moneda.

Sigue leyendo el post en mi blog Código Abierto

« Newer Posts - Older Posts »

Categorías