Posteado por: Bernardo | marzo 18, 2010

Fotografiar palabras ajenas

Cualquier periodista debería ejercer de fotógrafo de otro periodista. La lección aprendida es enorme: hay que identificar la historia, sus elementos aislados, buscar los nexos, transformar la palabra en imagen. En definitiva, contar una historia sin palabras. El prestigioso Expresso de Lisboa, diario mejor diseñado del mundo en 2008 según la SND, acaba de publicar un trabajo fotográfico mío con texto de Mafalda dos Anjos, subdirectora de Expresso. Aunque mi trabajo fotográfico está muy ligado a mis propios textos, no es la primera vez que he fotografiado para otros periodistas. Pero merece un comentario. La historia era sensacional: una mujer, Flordelis, de Río de Janeiro que en los últimos veinte años ha adoptado a más de 50 niños de la calle, muchos de ellos salidos del tráfico de drogas. La historia comenzó en la favela Jacarezinho, una de las más peligrosas, dominada por el Comando Vermelho. Sin embargo, la intensidad del texto, en este caso, no tiene paralelo en las fotos: es imposible fotografiar el pasado. Buscar los lugares de su historia fue una labor imposible. El caso de una casa con 50 hijos, la guerra del tráfico de drogas y otros elementos lo impidieron. La solución gráfica fue bien recibida por los editores fotográficos de Expresso: una foto de apertura que cuente el presente, un retrato en la favela Jacarezinho (la del muro, para la que tuvimos que pactar con el Comando Vermelho). Y una, la que más me convence, en la Central do Brasil, pieza básica en la historia de Flordelis (varios de sus hijos adoptivos entraron en su casa tras un tiroteo en la Central). La Central do Brasil que protagonizó la película de Walter Salles es un lugar inquietante, inseguro, denso. La atmósfera es Rio de Janeiro 100%. Y la fotos también: un retrato colectivo, con Alex, es traficante y jefe del tráfico de Jacarezinho, y el resto dentro de la atmósfera, ajenos a mí. En esta ocasión, no puede contar una historia con imágenes, como hice con la coca en Bolivia. Pero sí dar cuerpo, aristas y tensiones como las de la foto de Central do Brasil, a una historia fabulosa que apenas con palabras se habría quedado a medio contar.

post to facebook add to del.icio.us votar


Bookmark and Share


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: